NPG x40326; Pablo Picasso with his painting of Marie ThÈrËse Walter (1932 Nude, Green Leaves and Bust) by Cecil Beaton

by Cecil Beaton, vintage bromide print, 1931

Loa al majarón malagueño

1 Dic

El majarón malagueño. Parece que no se puede añadir nada más sobre el asunto. Ya hay una obra muy extensa sobre este tema, “Teoría del majarón malagueño”, escrita por mi buen amigo y compañero de La Opinión de Málaga, Alfonso Vázquez. Una obra que irá por las tropescientas mil ediciones y que debe de ser disfrutada ya por los indonesios, pues imagino que no hay idioma al que no haya sido traducida. Tal es su provecho y enjundia.

No obstante, desde la humildad, me voy a permitir escribir esta loa al respecto, pues ese gen majarón, consustancial y único de mi ciudad, lejos de abochornarme, me llena de orgullo. Sea que, entre los nuestros, hay majarones que únicamente dan por el saco, pero hay que decir que los que salen con talento son criaturas que sobresalen entre la humanidad mundial y dejan boquiabiertos con sus originales haceres a Oriente y Occidente.

Pongamos que sólo un majarón como Picasso pudo pintar como él lo hizo y, de camino, revolucionar para siempre la Historia del Arte. ¿Que hay otros locos geniales de la pintura, por ejemplo, Van Gogh? Vale, pero hay que reconocer que el pintor holandés no pudo llegar tan lejos como Picasso, que Picasso triunfó en vida y no hubo de esperar a vender después de morir como el segundo y que lo hizo, arriesgando mucho más -en los retratos de Van Gogh los ojos son raros, pero siguen siendo dos y no cuatro, y sus girasoles, aún siendo únicos y particulares, se reconoce enseguida que son girasoles-.

Y es que el majarón malagueño, por más que sea de la más rara extravagancia, no es un loco misántropo. Tiene habilidades sociales como para caer simpático y hacer gentes por donde quiera que vaya. En su tierra, es querido, aunque no comprendido. Algunos manuales de pintura malagueña de principios del siglo XX dudaban de si incluir a Picasso en su nómina, “porque todavía no sabemos si es pintor” y su maestro, el pintor Antonio Muñoz Degrain, se escandalizaba coléricamente cuando el discípulo le mostraba sus últimas creaciones:

-¡Pero, Pablito, esto es un mamarracho! ¡Vas por muy mal camino! Y lo lamento porque dentro de ti estoy seguro de que hay un buen pintor.

En tanto, París aplaudía las rarezas del muchacho y le decía Oh là là!!!!

Tenemos que ser más cariñosos con nuestros majarones, porque hacen bandera de nuestra patria chica y, al final, el mundo los aplaude.

Comentaba mi compañero, Francis Mármol, en su sección “El Castillo del Inglés” que Chiquito de la Calzada, antes de ser famoso, hacía sus parodias en los bares locales para que lo invitasen a una copa y, lejos de ello, lo echaban a patadas.

¿Quién iba a decir que luego triunfaría en TVE y toda España repetiría sus expresiones, tales que finstro y pecador de la pradera , creando un innovador y pegadizo lenguaje nacional? Cuidadol, protejamos lo nuestro. ¿Es que tenemos que esperar a que nos digan en Paris o Madrid que los nuestros valen para empezar a valorarlos?

El majarón, en ciertos casos, puede ser muy creativo. Decía Gustavo García-Herrera, médico malagueño, escritor y estudioso del Arte, que, en el comportamiento humano, es necesario un componente de cierto desequilibrio y que ese desequilibrio es imprescindible para los artistas.

Así pues, majarón no es un insulto, sino la expresión acorde para un talento imaginativo. Muchos de estos conciudadanos que lo comparten, me alegran la vida y me llegan al corazón.

Pienso en el Mocito Feliz, que es ya conocido por toda España en su afán de servirles de telón a los famosos y en el intérprete infatigable de “Cantinero de Cuba”. También pienso en esa mujer que me recuerda el pasar de las estaciones, cuando ando tan ensimismada en mis asuntos que casi no advierto nada fuera de mis preocupaciones, si no es porque la señora, disfrazada de Papa Noël, me recuerda que es Navidad o, vestida de flamenca, indica que estamos en Feria.

Todos ellos tienen su retrato en las paredes de los edificios del barrio de “Lagunillas”, que es el Soho, el verdadero Soho malagueño. Tan cerca del centro oficial y tan diferente del centro oficial. Un lugar para reconocernos y encontrarnos; creativo, peculiarísimo y sólo posible en una ciudad como Málaga.

Por allí campan cada vez más los extranjeros a sus anchas. Encuentran lo que buscan; el espíritu autóctono. Sin franquicias globalizadoras, se prodigan por la calle, tiendas, bares, fruterías, pescaderías y droguerías de barrio de los de siempre (hay un comercio cuya fundación data del siglo XIX). Nuestra Málaga profunda sigue teniendo allí su hueco. Un hueco que hay que proteger y mimar por el bien de todos. Por favor.

3 thoughts on “Loa al majarón malagueño

  1. Loable majarón, tan malagueño y tan nuestro
    que rehúye la alcurnia y el tronío
    de lo estable y de lo establecido
    para darle a cada cosa su “momento”
    sin mirarse el reloj ni el calendario.
    De buena mañana el sol le espera
    (o le esperaba) cerquita de La Campana;
    ya por el centro, ya por el barrio
    el mundo atento al acorde de su soflama
    gloriosa, nocturna y con garbo
    en el Café Central y en la Aduana…

    • En el café de La Loba,
      en los tablaos del Chinitas
      y, al final, se fue a Madrid
      o a París, pues necesita
      salir
      para que le den coba,
      allí, en su patria chica.

      • Tiempo ha que se decía
        si el rico se va a Madrid
        y el pobre tira pal norte….
        ¿quién queda en Andalucía?
        Los majarones
        Que no serán tales luego
        si les sonríe la fama
        o la fortuna los llama…
        La suerte del perulero
        en sus filones
        Mas si vuelves de vacío
        de cara al paisanaje
        aparte de ser malaje
        serás majarón perdío
        como homenaje
        Aquel soldado del Tercio
        por parecer majarón
        volvía, de mesón en mesón
        dejándose el estipendio
        ganado en Flandes…

        ¿Acaso no era lo mejor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.