Decoración Trump para una fuente popular

21 Oct

La Fuente de la Olla de La Trinidad ha aparecido pintada de color dorado en una certera exhibición de horterismo.

Por muchos es sabido que la hortera era una escudilla en la que el farmacéutico preparaba algunos de sus fármacos, pero que también se empleaba para otros menesteres en las tiendas de ultramarinos.

Por extensión, al mancebo que ayudaba en la farmacia o que trabajaba en la tienda de comestibles se le empezó a llamar hortera, sobre todo en la capital de España a lo largo del XIX. (más…)

La puerta abierta de la Alcazaba y Gibralfaro

20 Oct

Este mes se cumplen nueve años de la propuesta de Zegrí de abrir la conexión entre los dos monumentos por la coracha terrestre. El Ayuntamiento, al menos, se lo piensa.

En octubre de hace nueve años, el autor de estas líneas tuvo el privilegio de acompañar a miembros de la asociación cultural Zegrí a una zona de la Alcazaba vedada para turistas. Se trataba de la Coracha terrestre, el doble pasillo amurallado que comunica la Alcazaba con Gibralfaro, aunque la capacidad de comunicación, en nuestros días, sea como la de Puigdemont con Rajoy, por una decisión administrativa difícil de comprender.

La asociación Zegrí defendía entonces abrir al público este pasillo, con vistas incomparables de Málaga, pues los turistas podrían seguir el paseo de ronda hasta el castillo y emular a los vigilantes que, hace unos cuantos siglos, tuvieron la ciudad a sus pies. Entre las dos murallas, por cierto, se extiende un prado al que solo le faltan ovejas y una heroína de Jane Austen para sentirse como en la vieja Inglaterra. (más…)

Una presentación librera que hará época

19 Oct

Mapas y Compañía presenta este sábado en plena calle Compañía el libro para niños Conoce a Bernardo de Gálvez con títeres sobre el estadista malagueño, un desfile con vestidos de la época y dulces (contemporáneos).

Hace unos años, hablar de Bernardo de Gálvez era lo mismo que vestirse de San Simeón, subirse a una columna y predicar en el desierto. Tan sólo era conocido por un número reducido de malagueños y, normalmente, estaba encuadrado en la categoría de paisano egregio. Poco más, con la excepción de una escultura ecuestre en Washington, regalo de los Reyes de España, que pasó al olvido.

El salto de gigante de su figura se produce con el nacimiento de la malagueña Asociación cultural Bernardo de Gálvez, que el año que viene cumplirá 10 años. En 2008 los integrantes de la asociación, a su vez, eran catalogados por el común de los mortales como locos románticos o, sin romanticismo que valiera, directamente como majarones, por la imposibilidad manifiesta de cumplir sus fines: dar a conocer la figura del militar de Macharaviaya a uno y otro lado del charco. (más…)

Un parque infantil medio lleno o medio vacío

18 Oct

Aunque para el Consistorio el parque infantil de la calle Sánchez Albarrán está bien, los vecinos aprecian ausencias y carencias.

El escritor Mark Twain recordaba que a lo largo de su vida había tenido un montón de preocupaciones, «la mayoría de las cuales nunca ocurrieron».

La experiencia -y los libros que han hecho millonario a Paulo Coelho- nos enseña que muchos de nuestros temores son fatuos, aunque haya cosas impepinables como la declaración de Hacienda o el líder con sobrepeso de Corea del Norte. (más…)

Todo sea por informar bien al visitante

17 Oct

El Museo de la Aduana coloca por fin un cartel en dos idiomas y una flecha indicadora del acceso real, en la puerta de la plaza de la Aduana.

La construcción del Palacio de la Aduana duró lo suyo, pues aunque se proyectó el último año de vida de Carlos III, se terminó en los últimos años del reinado de su nieto -el badulaque de Fernando VII- nada menos que en 1829. Además de sustituir a la antigua aduana de Puerta del Mar, que se había quedado emplazada muy tierra adentro, sirvió de elemento principal a varias generaciones de marinistas, que lo plasmaron en numerosos cuadros, por el atractivo que suponía esta mole de piedra casi asomada al mar, con el estrecho paseo delantero de la Cortina del Muelle y barcos de vela bogando por los lienzos.

Costó lo suyo que el conglomerado de negociados varios de la administración central se marchara en este arranque del siglo XXI a edificios más funcionales para dejar sitio al dignísimo Museo de Málaga con sus dos secciones. Los muebles del antiguo Gobierno Civil eran grandes y un poco siniestros. Servidor recuerda haber recorrido algunas de esas estancias en su adolescencia con el corazón encogido por tanto terciopelo y madera gastada, en guardia por la posible aparición de un espectro de funcionario de siglos pasados. (más…)