Málaga, desde todos los puntos de vista

8 Feb

Casi como en una conocido dibujo de la ciudad de finales del XVIII, el Asilo de los Ángeles permite tener unas esplendorosas vistas de la Málaga actual
en 360 grados.

Un par de viejos dibujos de Málaga, probablemente del último tercio del XVIII, pues en uno de ellos el Castillo de San Lorenzo aparece ya bien tierra adentro nos ofrece una detallada información de todos sus elementos más notables, al estar numerados.

Mientras el primero de ellos está tomado desde el mar, el segundo se dibujó desde el cortijo de La Palma así que al autor no se le escapa un detalle. Por su forma de dibujar, muy esquemática y algo naif, recuerda al trabajo que realizó por ese tiempo el viajero británico Francis Carter. En las obras de estos dos autores, por cierto, y quizás pensando en la inmediatez de la finalización de las obras, la Catedral de Málaga aparece casi terminada, sin tejado pero con las dos torres. De optimismo también se vive.

Panorama tan fastuoso -en esa foto fija del XVIII, con el mar al fondo, perlado de barcos de vela- puede disfrutarse en nuestros días en un emplazamiento muy cercano a La Palma: el Asilo de los Ángeles.

Gracias a la amabilidad del responsable del patronato benéfico del asilo, el exdiputado de UCD Luis Plaza, el autor de estas líneas pudo disfrutar hace unos días de vistas como las dibujadas hace dos siglos, desde la terraza del nuevo módulo del asilo.

Se trata de un regalo de 360 grados de nuestra ciudad, que incluye, a la espalda, el peñón en el que vivieron los primeros frailes franciscanos antes de levantarse el convento de los Ángeles y por la parte delantera, a los pies del cerro, la parte a cielo abiertodel Arroyo de los Ángeles, las cuestas de San Alberto y la Misericordia; los altivos bloques de Miraflores de los Ángeles y en lontanza, las grúas del Puerto.

El arroyo soterrado serpentea escoltado por el Materno Infantil, con Martiricos más a la izquierda y el estadio de la Rosaleda detrás. Desde este puesto vigía, pese al cúmulo de edificios levantados en estos 220 años largos, continúan perfectamente visibles los accidentes naturales del tamaño del Monte Gibralfaro, el Monte Sancha, el Cerro de San Cristóbal y el Monte San Antón. Buena parte de la ciudad, casi a vista de pájaro, sin necesidad de echar mano de ningún dron.

Los bloques enormes de Parque del Sur, los vecinos bloques de La Palma, el edificio de la Equitativa… y por supuesto, la Catedral y la Farola, enmarcada esta última por el mar, aunque sin barcos de vela en ese momento.

¿Cómo se verá el hotel rascacielos del Puerto desde estos lares si al final se perpetra?: Como un apéndice del barrio de La Malagueta adentrándose en el Mar de Alborán. Que los cielos confundan a sus promotores.

Málaga en 360 grados puededisfrutarse desde la terraza del Asilo de los Ángeles. Ojalá que la inclinación que padece el viejo convento, adelantada hace unos días por La Opinión, se ataje cuanto antes y podamos disfrutarlo muchos siglos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.