Sobre el autor

EL LABURO Y EL CURRO: 20 años en Argentina y 40 en España

60 años de escritor y periodista (con añadidos de oficios diversos)

he-casaalberto2007-1Me resulta apropiado llamar a estos papeles  ‘Antecedentes biográficos’. Aunque no incluyen datos personales sino sólo profesionales, en ocasiones se desborda el tema para aludir al contexto político o vital. En la amplitud de una experiencia que ya roza los 60 años (1955/2015) cabe una gama muy amplia de actividades (periodismo y escritura por encima de todo, pero también publicidad, guiones de cine, letras de canciones, seminarios de formación empresarial, planificación estratégica, etc., etc.). En tal cantidad y variedad está la explicación (que no justificación) de que a veces asuma un cierto tono didáctico… pido disculpas de antemano (tal cual me salió espontáneamente, así quedó).

En una buena parte de los casos los textos se afirman en elementos de apoyo (recortes, papeles y alguna foto).

Como se podrá comprobar, he trabajado para todo tipo de organizaciones o empresas. Mi principio insoslayable era estar de acuerdo con lo que se iba a difundir y en tal caso estampar mi firma; de no estar de acuerdo el texto quedaba sin firma o firmado con seudónimo. Así lo hice siempre y fue mi manera de preservar mi nombre y mis opiniones a través de largos periodos de dictaduras y censuras.  A veces, negar la firma era muy mal visto por algunos empleadores, pero era un límite infranqueable porque era mi fórmula para ‘sobrevivir’.

Algunas de las experiencias están subrayadas porque constituyen hitos muy importantes en mi desarrollo personal.

MAYO/2015

ARGENTINA   (Listado de medios y empresas para los que realice algún trabajo – 1955/1975)

  • Esta semana
  • País unido
  • Democracia
  • El Mundo
  • Prensa Latina
  • Secretaría de Estado de Comercio
  • Ministerio de Bienestar Social
  • Secretaría de Estado de Salud Pública
  • Radio El Mundo
  • Radio Splendid
  • Radio Rivadavia
  • El Ciudadano
  • Crítica
  • La 1ª Gráfica
  • Inédito
  • Extra
  • Panorama
  • El Tiempo
  • Marcha
  • Paese Sera
  • 18 de marzo
  • Compañero
  • El Descamisado
  • La Vanguardia
  • SIN
  • DIL
  • Mundo Insólito
  • Vialco
  • Análisis
  • Norali
  • Primera Plan
  • Panorama
  • Usted
  • LT10 Radio Universidad del Litoral
  • Asociación Obrera Textil
  • Fibra
  • Contacto
  • Rebelión
  • Mayoría
  • La Opinión
  • Las Bases
  • Federación de Empleados de Comercio
  • Corte Suprema de Justicia
  • El Mundo (otra empresa, igual cabecera)
  • Noticias
  • Movimiento
  • La del Televisor
  • El último café (Canal 7)
  • Canal 9 (panel de entrevistas a candidatos a presidente)
  • Canal 11 (‘Desafío’)
  • La ciudad creadora
  • El asesinato de Vallese
  • Docente investigador
  • De nuevo el Parlamento
  • Palabra argentina
  • Coincidencia

1. Primeras actuaciones políticas. Agrupación radical que rompe con Frondizi. 1958. Yo con 21 años. Agrupación peronista pionera en la Universidad (en Filosofía y Letras). Año 1960,

2. Primeras experiencias próximas al periodismo. En una guía de espectáculos (‘Esta semana’) y después en un semanario político radical (‘País unido’). 1955/1956. Con 18/19 años

ARG

3. Primer diario importante: “Democracia”. Era el segundo en ventas en Buenos Aires, con una tirada de más de 200.000 ejemplares. Había pertenecido a una ‘’cadena’ de medios del gobierno y fue entregado a un sector de los radicales tras el golpe miliar que derrocó a Perón.

Pasé por las secciones Gremial e Internacional; Ayuntamiento de Buenos Aires  y Parlamento (integrado en un equipo de varios periodistas que cubríamos Congreso de los Diputados y Senado).

Creé las secciones informativas ‘Tercer mundo’ (expresión que apenas se usaba todavía) y ‘Latinoamérica al día’. Y la columna de interpretación de la noticia ‘Detrás del cable’ (mi primera experiencia como columnista, hacia 1960). Posteriormente escribí durante un tiempo la sección ‘Momento gremial’ del diario “El Mundo”, que había sido editado por una nueva empresa con una antigua cabecera.

4. Agencia Prensa Latina. Trabajé allí desde el día de apertura de la oficina en Buenos Aires (crear la nueva agencia  fue casi la primera medida de Fidel Castro) hasta que el gobierno argentino la cerró (1959/1960). Fui redactor, jefe de turno y ‘secretario general’ por un día, nombrado en vísperas del cierre. Tras la clausura de la agencia, durante varios meses estuve enviando información a una empresa creada ex profeso en Montevideo, Uruguay (‘Prensa del Sur’), que la reenviaba a  La Habana.

ARG

5. Desde finales de los ’50 y durante los ’60, se desarrolló un periodo con experiencias muy variadas, durante el cual el trabajo más prolongado fue en gabinetes de prensa de entes públicos: para la Secretaría de Comercio (éste, muy breve),  Para el Ministerio de Bienestar Social y para la Secretaría de Estado de Salud Pública, el de mayor duración. En este último propuse y tuve a mi cargo tareas que  no estaban previstas por el Gabinete de Prensa, como la edición de un folleto de divulgación, el uso de publicidad en los medios y, sobre todo, la realización de documentales. Se hicieron cinco, de los que fui guionista, labor que también desarrollé para un documental  del Ministerio de Bienestar Social (‘Un brindis con agua potable’). También guionicé un spot publicitario sobre vacunación. Los documentales tuvieron una excelente crítica en las revistas especializadas.

6. También durante los años 60 tuve mis primeros trabajos radiofónicos, con microtextos para el programa ‘YPF en la noche’, que ocupaba toda la madrugada (Radio El Mundo). Asimismo trabajé para Radio Splendid. Posteriormente, ingresé en Radio Rivadavia (emisora concentrada totalmente en la información), donde, entre otras cosas, protagonicé junto a un compañero ya fallecido, un programa diario de media hora desde el Congreso de los Diputados, que era de máxima actualidad porque entrevistábamos a los parlamentarios (por entonces no se podía grabar dentro del recinto de la cámara) para que comentaran el discurso que acababan de pronunciar.

ARG

7. También en los ’60 tuve experiencias en periódicos que duraron muy poco (en algún caso extremo, solo días) como ‘Ciudadano’ o ‘Crítica’ (en una fugaz reaparición con ese nombre histórico en el periodismo de Buenos Aires). Otro creo recordar que se llamaba ‘La 1ª Gráfica’ y me parece que este es el que  duró apenas unos días…sus presuntos propietarios literalmente desaparecieron.

Entre estas relaciones de trabajo tan efímeras debe incluirse también ‘Crítica’ (antigua y famosa cabecera de buenos aires que fue rescatada pero también por muy poco tiempo). También recuerdo el diario ‘Palabra argentina’ y el semanario ‘Coincidencia’.

8. Durante los ’60 colaboré con varias publicaciones, en distintos períodos. Una de ellas fue ‘Inédito’, para la que escribí sobre temas internacionales; otra fue ‘Extra’, en donde publiqué varios reportajes amplios sobre temas generales (hospitales, el auge de los tecnócratas, etc.). En algún momento colaboré con una revista de la entonces poderosa Editorial Abril, ‘Panorama’. También escribí para una revista mexicana, ‘El Tiempo’, colaboré con el prestigioso semanario ‘Marcha’ de Montevideo (que llevaba Eduardo Galeano) y fui durante un tiempo corresponsal del diario italiano ‘Paese sera’.

ARG

9. A comienzos de esta década estuve a cargo de dos semanarios peronistas que criticaban frontalmente al gobierno: ’18 de marzo’ y  ‘Compañero’. El primero fue cerrado y salió con el nuevo nombre. A comienzos de los ’70 fui redactor de otro semanario peronista, ‘El descamisado’, afín a la línea de la organización guerrillera ‘Montoneros’.

Antes de eso colaboré por breve tiempo con un semanario que era heredero de otra cabecera histórica, ‘La Vanguardia’, portavoz por entonces de una fracción del Partido Socialista (Sector Tiffemberg).

10. Más de esta intensa década. Análisis políticos sobre temas nacionales e internacionales, para boletines de circulación restringida (venta por suscripción y edición en multicopista): uno que se titulaba con la sigla SIN y otro, para el que trabajé bastante tiempo, con la sigla DIL (Documentación e Información Laboral).

Entre los muchos trabajos esporádicos uno fue la redacción de la locución para unos videos sobre mundo submarino, que venían de Francia (‘Mundo Insólito’)

Otro trabajo de este periodo fue la Jefatura de Prensa de la empresa ‘Vialco’, encargada de construir una presa en el torrentoso  río Futaleufú (Patagonia)

ARG

11. Más de la amplia y variada gama de los ’60. Colaboraciones en las revistas ‘Análisis’ (economía), ‘Norali’ (folclore) y  ‘Primera Plana’, ‘Panorama’, y ‘Usted’, llamadas por entonces revistas ‘de actualidades’. ‘Usted’ estaba a cargo del extraordinario periodista y  amigo Rogelio García Lupo.

Entre el 62 y el 67 (aproximadamente) fui corresponsal en Buenos Aires de LT10, radio de la Universidad Nacional del Litoral (Santa Fe) en donde nos repartíamos la tarea con ese gran periodista que fue Mario Monteverde. Para los fines de semana organizábamos mesas redondas.

12. Todavía en esa misma década de los ’60 tuve un periodo de varios años muy dedicado al periodismo sindical. Fui contratado por la agencia Art Nova (después Arte Estudio), de la que eran socios Pocho Descalzi y el mítico Manolo Buzeta, ideólogo del llamado ‘giro a la izquierda’ del peronismo. En esa etapa edité un periódico para la Asociación Obrera Textil, otro para el gremio del Tabaco (‘Fibra’) y la revista ‘Contacto’ de la Federación de Luz y Fuerza. Ésta era una publicación de buen nivel periodístico y estético, destinada exclusivamente a los trabajadores del gremio. En la misma agencia editábamos un semanario político titulado ‘Rebelión’.

ARG

13. Pero más intensa aún fue mi actividad en los años ’70, partidos casi por la mitad porque a finales de 1974 tuve que emigrar a España dado el peligro que suponía seguir en la política activa o en el periodismo político activo (tanto daba) en la Argentina. A caballo entre las dos etapas (la argentina y la española) colaboré con análisis políticos para el diario ‘Mayoría’ de Buenos Aires, al que luego envié colaboraciones desde España, analizando la situación política española.

14. En la ‘mitad’ argentina de los ’70 estuve trabajando un par de años en el diario ‘La Opinión’, del cual fue fundador y director el mítico periodista Jacobo Timerman. Allí fui Jefe de Cierre, cronista de ‘sucesos’ (algo que solo excepcionalmente trataba ‘La Opinión’), columnista, subjefe de Redacción y Jefe de Nacional (interinamente  y resistiéndome a seguir en el puesto, auténticamente estresante). Escribía artículos diarios de interpretación política. Fui el único periodista que mantuvo polémicas con el propio Timerman y una información mía muy comprometida para un sector del peronismo derivó en que también fuera el primero y el último (al menos en tiempos de Timerman porque después los militares se apoderaron del periódico) al que se prohibió la firma, lo que derivó en que negociara mi salida del diario.

ARG

15. Antes de entrar en La Opinión fui articulista y redactor jefe (oficialmente figuraba como ‘coordinador’) de la revista oficial del peronismo,  ‘Las Bases’, de la que fui apartado al hacerse cargo de ella el entonces tristemente famoso José López Rega, considerado inspirador del grupo terrorista ‘las tres A’. Demandé a la revista por despido y gané el juicio, cobrando (en cuentagotas porque dependía de las ya escasas ventas de la publicación)  una indemnización. En ‘Las Bases’ era colaborador directo el propio Juan Perón.

Al margen de las polémicas con Timerman, en La Opinión tuve un papel destacado, al punto de que en muchas ocasiones mis artículos iban en portada o en contraportada. Cubrí el estallido popular conocido como ‘el mendocinazo’ y fui enviado especial a una reunión ‘cumbre’ del peronismo en Madrid

ARG

16. El año 74, el de mi partida, también fui asesor de prensa de la poderosa organización sindical Federación de Empleados de Comercio.  Asimismo fui nombrado asesor de prensa de la Corte Suprema de Justicia (máxima autoridad judicial que también cumple funciones de Constitucional) . Igualmente este fue un caso  ‘único’: la Corte no había tenido antes ni tuvo después (dimití desde España para dejar libre la vacante) ningún encargado  de de relaciones con la prensa.

17. En estos tumultuosos días del 74, tras salir de ‘La Opinión’, fui jefe de Nacional del periódico ‘El Mundo’ (nueva empresa, controlada por el llamado Ejército Revolucionario del Pueblo-ERP). Me propusieron sabiendo que era peronista, como ‘prenda’ de buena relación con la Juventud Peronista, ya que el ERP se oponía abiertamente a Perón. Este periódico lo organizamos varios periodistas encabezados por el entrañable y eficaz José María Pasquini Durán  durante un par de meses. Cuando salió a la calle yo ya no pertenecía a su redacción porque era Jefe de Nacional en el nuevo diario, ‘Noticias’, éste creado  por los guerrilleros ‘Montoneros’. También allí formé parte de un grupo pequeño de periodistas que organizó la salida de ‘Noticias’. Posteriormente en vísperas de mi partida, fui organizador y redactor jefe de la revista ‘Movimiento’, vinculada al grupo ‘Montoneros leales a Perón’, trabajando en equipo con mi querido amigo Ricardo Roa.

ARG

18. En el año 73 mi amigo, el cantautor Piero, me propuso que le escribiera letras para canciones. Encontramos una veta en el humor con ‘La del televisor’, que resultó pionera en la crítica a la orientación y el estilo que estaba adoptando ese medio. Al estrenarla Piero en un programa de gran audiencia (’Sábados circulares’, Canal 13) el ‘showman’ lo increpó por criticar al medio televisivo acudiendo a un viejo refrán: “donde se come no se ca….” Todas las revistillas del ambiente se hicieron eco del incidente. Con Timerman (director y dueño del diario) estábamos muy mal: ni nos saludábamos. Sin saber él que la letra era mía le escribió un amplio elogio.  Llamarlo por una extensión y agradecérselo tuvo por mi parte un regocijado punto de sadismo. El éxito de la canción pudo haberme dado un buen dinero pero me fui de Argentina sin tiempo ni para saberlo. Volví de visita, 17 años después y no encontré nada .

19. En Televisión fui invitado en varias ocasiones al programa ‘El último café’, de Canal 7 (estatal) para hablar de temas internacionales. También participé en el panel de periodistas para entrevistar a los candidatos a presidente de la república (Canal 9) y fui uno de los tres periodistas que interrogamos a 18 militares que 18 años antes habían derrocado a Perón. Fue record absoluto de audiencia para Canal 11, por encima de los culebrones de más éxito.

Otra experiencia ilusionante fue coordinar el programa ‘La ciudad creadora’, en el que se hicieron entrevistas monográficas a Borges, Sábato o el poeta Jacobo Fijman, que estaba internado en un establecimiento de salud mental. También intervine en un debate sobre el crimen del sindicalista Felipe Vallese, asesinado por el terrorismo de Estado, como había denunciado mi gran amigo Pedro Leopoldo Barraza, motivo probable de que le mataran también a él.

ARG

20. El asesinato de Barraza fue causa directa de mi salida de Argentina porque sus denuncias se  habían publicado en un periódico que yo dirigía, ‘Compañero’. De todos modos, se sumaron más amenazas y la bomba que pusieron en la puerta de la revista ‘Movimiento’, que estaba a mi cargo. Que le hubiera ganado una demanda a López Rega era otro motivo de preocupación.

En vísperas de mi partida para España inicie un trabajo que tuve que dejar inconcluso, como docente investigador sobre la historia del movimiento obrero argentino, encargado por la Facultad de Ciencias Económicas de Buenos Aires.

21. Lo que si inicié y concluí fue mi primer libro, ‘De nuevo el Parlamento’, que me propuso una editorial para ampliar un reportaje que salió en las páginas centrales de ‘La Opinión sobre la composición del nuevo Congreso y sobre las divisiones internas en el peronismo. El libro historia el nacimiento del Parlamento en el mundo, se refiere a la Asamblea creada por la revolución francesa y a los soviets previos a la Revolución Rusa, enlazando todo con el proceso argentino. Pero quedó desfasado: al aparecer la obra ya el parlamento parecía destinado a desaparecer de nuevo, como así ocurrió poco tiempo después.

ESPAÑA   (Listado de medios y empresas para los que realice algún trabajo – 1975/2015)

  • (57)  Sol de España
  • (58) Prensa y Radio del Movimiento
  • (59) Multipress
  • (60) Posible
  • (61) Equipo Andaluz de Medios
  • (62) Patronato de Turismo (Costa del Sol)
  • (63) Noticias médicas
  • (64) Diario 16
  • (65) El Diario de la Costa del Sol
  • (66) Malagazine
  • (67) Demálaga
  • (68) El País
  • (69) El Independiente
  • (70) Costagolf
  • (71) For Sale
  • (72) Algarabía
  • (73) Opinión (revista)
  • (74) Emoisa/Estudios gráficos
  • (75) Marbella Report/Estepona Report
  • (76) Guía de urbanizaciones
  • (77) 100 años de noticias
  • (78) La revolución silenciosa
  • (79) IPE
  • (80) Horacio Eichelbaum Editor
  • (81) EMI/Ingecon
  • (82) Ayuntamiento de Fuengirola
  • (83) Universidad de Málaga
  • (84) Clarín
  • (85) Imagen de Marbella
  • (86) Prensa del corazón (Efe)
  • (87) PSOE (Sector interno)
  • (88) Carlos Gil Asociados
  • (89) Consejería de Comercio
  • (90) 52 ½ semanas
  • (91) Plan Futures
  • (92) Vélez-Málaga
  • (93) Málaga (Capital)
  • (94) Informaciones
  • (95) Interviú
  • (96) Tiempo
  • (97) Trabajos ‘de negro’
  • (98) Ocio y negocio
  • (99) SOPDE
  • (100) GIM
  • (101) ISP
  • (102) Grupo Independiente Mijas
  • (103) Canopus
  • (104) Opinión (revista local)
  • (105) San Sebastián
  • (106) Zaragoza
  • (107) Análisis electoral
  • (108) ‘1984’
  • (109) Localia
  • (110) Hespérides
  • (111) Un Planeta a la deriva
  • (112) La Opinión de Málaga
  • (113) Las mil y una noches (Canal Sur)
  • (114) El Correo de Andalucía
  • (115) Comares/Casarabonela
  • (116) La Fragua
  • (117) Paradigma
  • (118) El mundo del revés
  • (119) Prensa de la Axarquía
  • (120) Presentación Ali Lmrabet
  • (121) Presentación Chamizo
  • (122) Aniversario golpe (Arg.)

1. Ya apunté la etapa ‘de transición’ del comienzo de mi exilio en España, escribiendo en Buenos Aires y después desde Málaga algunos artículos sobre una y otra realidad para el diario ‘Mayoría’ en el final del 74 y el comienzo del 75.

Mi primer trabajo en Málaga fue en ‘Sol de España’, periódico que iba detrás en ventas del ‘decano’ de la prensa de Málaga, ‘Sur’, pero al que le iba haciendo una competencia fuerte hasta que una crisis empresarial terminó haciéndolo desaparecer.

En ‘Sol’ comencé haciendo maquetas (esa era la única vacante); antes de eso escribí para un periodista local de Marbella que me contrató como ‘negro’; y más tarde, publiqué en la página 3  del propio periódico, con un par de seudónimos (Lorenzo Guichez, Lucio Anda…) porque no deseaba ser ubicado por la dictadura… aunque después comprobé que me tenían perfectamente localizado. Traté temas locales en mi tarea de ‘negro’; y españoles e internacionales en los otros artículos. Recuerdo particularmente un reportaje de 1977 a dos grandes inventores malagueños, Peláez Arrabal y Pérez Calvo  (diseñaron un coche que funcionaba con aire y otro con agua) cuyos aportes nunca fueron tomados en cuenta.

ESP

2. A través de un amigo que tenía muchos contactos en Madrid conseguí escribir durante algunas semanas, las primeras y más difíciles, sobre algunos temas internacionales para ‘Prensa y Radio del Movimiento’. Estos escritos iban naturalmente sin firma.

Otro trabajo en el que empecé tempranamente fue el de comentar temas internacionales para la agencia madrileña ‘Multipress’, también firmados con seudónimo. Los distribuían en varios periódicos de provincias.

Poco después comencé a colaborar, esta vez con el seudónimo Manuel Alecha, con el semanario ‘Posible’, del  que era propietario Alfonso Sobrado Palomares, creador de la exitosa  revista ‘Ciudadano’, pionera en cuestiones ambientales y de consumo. En ‘Posible’, que competía con ‘Cambio 16’ pero con medios más modestos (ambas eran avanzadillas de una prensa más independiente) también trataba cuestiones internacionales, principalmente sobre Latinoamérica.

3. Tras esas experiencias, fundamos, con tres amigos españoles, la agencia ‘Equipo Andaluz de Medios’ y nos dedicamos a editar boletines para diversos ayuntamientos de la provincia (de las más variadas orientaciones políticas) que querían lucir lo que avanzaban en esa primera etapa democrática. También elaborábamos otros diversos materiales, entre ellos trípticos y folletos de promoción y hasta en algún caso realizamos encuestas sobre temas políticos (una de ellas en las provincias de Almería y Sevilla). Uno de los boletines periódicos lo hicimos para el Palacio de Congresos (que pertenece al gobierno central). En esta empresa y posteriormente por mi cuenta, hice el boletín interno del Patronato de Turismo de la Costa del Sol en distintas épocas.

A los pocos años la empresa fracasó, víctima de su propio crecimiento y de haber querido abarcar otras actividades para las que no estaba preparada.

ESP

4. Otras colaboraciones que asumí fueron para el periódico especializado ‘Noticias médicas’, al que enviaba material regularmente todas las semanas.

Más tarde colaboré con ‘Diario 16’, en su flamante edición para Andalucía, escribiendo una columna desde Málaga, en tándem con el difunto compañero Juan Teba, que estaba en Sevilla. La mía se titulaba ‘Es un decir’. Esto fue ya en los ’80.

La colaboración con ‘Diario 16’ tuvo distintas etapas, con una columna política y artículos de opinión esporádicos. La primera época comenzó hacia 1982 pero en los ‘90 hubo otro periodo de intensa colaboración con la columna ‘De paso’, con una sección con cinco ‘caras’ de actualidad (fotos con pie) que salía en la contraportada y con artículos de análisis político.

En la primera etapa (1982) ocurrió un episodio insólito: escribí una columna, titulada ‘Seis personajes en busca de un espacio’ (dirigentes de UCD que quedaban ‘descolgados’ al desaparecer dicho partido) que fue plagiada por el propio director del medio, Pedro J. Ramírez: copió el tema y los seis nombres y cambió, naturalmente, el titular (yo había escrito en la edición para Andalucía y él escribió, un mes después, para la edición nacional).

5. Ya en la década de los ’80 comencé a colaborar con un nuevo periódico, “El Diario de la Costa del Sol”, creando varias secciones, una de ellas con temas anecdóticos (‘Van como locos’). Posteriormente fui redactor jefe y columnista político con una sección titulada ‘El herviero’ que compartía página con Eloy Rosillo y el fallecido ‘futurólogo’ Rafael La Fuente (tan inteligente y ocurrente), radicados en la provincia malagueña, y con firmas de Madrid como Pedro Rodríguez y Emilio Romero.

Quiero consignar también una  propuesta personal que representó el primer suplemento cultural de la provincia, una ‘separata’ titulada ‘Malagazine’ que incluía un suplemento de humor, ‘El Merdellón’, en el que colaboraba una figura emblemática del periodismo de Málaga, fallecido tempranamente: Luiso Torres.

Una experiencia insólita para mí fue dirigir una página web, siendo tan marginal en lo referido a nuevas tecnologías. Eso sí: contaba con un buen experto en informática como copiloto. La página, primera de contenido básicamente local, se  llamaba ‘demalaga’ y duré poco allí porque reclamé y obtuve una libertad total pero el compromiso en tal sentido no se cumplió.

ESP

6. A finales de los 80 escribí varios artículos de opinión para ‘El País’: ‘El sueño del juez Drayton’, ‘Los segundos cuentan’. ‘La hormiga de La Fontaine’, reproducidos posteriormente en mi libro recopilatorio ‘El mundo del revés’ junto a otra colaboración que no me habían publicado, ‘El grito de Tarzán’; escribí también entrevistas para la edición andaluza de dicho periódico a La Paquera de Jerez, Manuel Blasco (primo de Picasso),  al pintor Eugenio Chicano, Fernanda y Bernarda de Utrera, etc. Igualmente publiqué en dicha edición reportajes sobre temas de actualidad de la capital malagueña y de Torremolinos, Antequera, etc.

Una de las experiencias más interesantes fue cubrir con artículos diarios el desarrollo de la procesión al Rocío. Igualmente escribí varias rutas turísticas para la revista dominical (hoy ‘El País semanal’): Ronda, Sierra Bermeja, Verdiales, Antequera, etc.

Estas colaboraciones tuvieron lugar entre 1988 y 1990.

7. Por estas mismas fechas fui corresponsal en Málaga del periódico ‘El Independiente’, que tuvo una vida efímera. Para este medio cubrí las desastrosas inundaciones que azotaron a Málaga en 1989 y que volvieron a castigar la provincia al año siguiente. En este caso utilicé el seudónimo Diego Unamuno.

Otras diversas colaboraciones jalonaron esta etapa. Entre las más curiosas, escribí editoriales para una revista, ‘Costagolf’, totalmente editada en inglés, cuyo propietario me encargaba los textos en español y los hacía traducir. Algo similar hizo el mismo editor con una publicación inmobiliaria que se titulaba ‘For sale’.

Antes, en 1979, colaboré con una revista, Algarabía,  que pretendía dedicarse a Andalucía pero que no tuvo éxito.  Otro intento que duró poco fue una revista, ‘Opinión’ (como dos periódicos emblemáticos, uno de Buenos Aires y otro de Málaga), para la cual escribí un informe sobre pesca, que se completó con los que enviaron corresponsales en otras provincias.

ESP

8. Posteriormente colaboré con la empresa ‘Emoisa’ que editaba libros de lujo de gran formato y con intención fundamentalmente promocional. Participé (haciendo los textos y también colaborando en la edición) en libros como ‘Marbella, otro mundo’, ‘Torremolinos en el corazón’, ‘Mijas al natural’, ‘Cuevas de Nerja’, ‘Andalucía en 100 imágenes’,  ‘Málaga en 100 imágenes’ y otros dedicados, a los parques naturales andaluces y a los jardines de Málaga. También creamos la ‘Guía del Sol’, como instrumento promocional para el Patronato de Turismo.

En vinculación con este mismo grupo empresarial me encargué de tareas de edición y redacción de las revistas ‘Marbella Report’ y ‘Estepona Report’

Igualmente allí elaborábamos la Guia de Hoteles de la Costa del Sol y yo personalmente hice la por entonces única Guía de Urbanizaciones de España. Despertó tanto interés que llamaron de un banco importante para preguntar si podríamos elaborar guías similares para otras zonas turísticas de España, pero la empresa no se veía en condiciones de financiar trabajos de tal envergadura (y yo, personalmente, mucho menos)

9. Colaboraciones puntuales fueron para el libro ‘100 años de noticias’,  una especie de ‘reportaje’ amplio sobre el siglo XX. Contaba con un artículo de fondo abriendo la información de cada década y yo escribí el referido a los ’90, última del siglo ya acabado, que se titulaba ‘Picasso y los gigantes’.

Igualmente edité un libro de gran volumen sobre las experiencias de nuevas empresas y emprendedores realizadas con ayudas europeas, titulado ‘La revolución silenciosa’.

Posteriormente fundamos una empresa (IPE: Investigación, periodismo, edición) con Ana Orbegozo y abordamos la edición de esos libros de gran formato (también llamados ‘libros de protocolo’).  Hicimos para la Junta de Andalucía uno dedicado a toda la línea de la Costa, desde Huelva hasta Almería, titulado “Andalucía, en-Clave de sol”. En 1997 hicimos el libro ‘Universidad de Málaga’, en su XXV Aniversario.

La sociedad fracasó pero yo por mi cuenta, como empresa editora (Horacio Eichelbaum Ediciones) pude editar todavía tres libros más: ‘La nueva Andalucía’ (para la Junta de Andalucía), ‘Málaga, abierta al mundo’ (para el Ayuntamiento de la Capital) y ‘Andalucía, blanco sobre verde’, para la Consejería de Turismo de la Junta.

ESP

10. Ya en los ’90 participé de una experiencia interesante y que me introdujo en un mundo nuevo para mí: el del funcionamiento ‘interno’ de las empresas. Fue a través de un plan europeo que se realizaba en seis países, titulado ‘Vigilance’, encargado en España a la empresa EMI (Escuela de Mandos Intermedios), y posteriormente, en  una segunda versión, contratado a la empresa Ingecon (Ingeniería del Conocimiento).

Se trataba de seminarios, en el primer caso en un total de 9 y en el segundo, de 6, de los que participaban propietarios o gerentes de pequeñas y medianas empresas. Se enfocaban distintos temas, como organización, economía, estrategia, etc. que dictaban profesores venidos de Barcelona. Mi papel era el de ‘consultor’ y consistía en acudir media jornada a cada empresa (participaban como máximo 15 por seminario y yo me hacía cargo de aproximadamente la mitad) para ayudar a los empresarios a poner en práctica lo que iban aprendiendo. Sumando las dos etapas, participé de 5 seminarios (2 en Málaga y uno en cada provincia: Córdoba, Jaén y Granada).

11. En estos años fui contratado para cumplir funciones de Jefe de Prensa del Ayuntamiento de Fuengirola y también, a través de una empresa que a su vez era contratista, para cumplir la misma función en la Universidad de Málaga.

Ocasionalmente escribí desde Málaga un par de entrevistas para el diario ‘Clarín’ de Buenos Aires (el de más venta): una a Lola Flores y otra a Jesús Gil y Gil. Supongo que se publicaron pero nunca los vi editados.

En el año 1983 me hice cargo de la edición para Marbella de ‘El Diario de la Costa del Sol’, del que ya he hablado. Más tarde, en 1986, viví otra experiencia importante, dirigiendo un semanario de actualidad, dedicado al ámbito local de Marbella y San Pedro Alcántara. Se llamaba ‘Imagen’ y, aunque tuvo dificultades económicas desde un principio, ‘aguantó’ un año y medio con poca publicidad pero con unas ventas muy altas: cerca de mil ejemplares y en algunos casos hasta más de 1.400, lo que equivalía a las ventas del periódico ‘Sur’ los lunes, día record por las actividades deportivas. ‘Imagen de Marbella’ fue muy activa en la denuncia pero se ganó también fama de muy abierta a todas las opiniones.

ESP

12. Pero me estoy adelantando. Poco después de haber llegado a España y en paralelo a mi trabajo en ‘Sol de España’ inicie una etapa de producción de reportajes con vistas a la ‘prensa del corazón’ y en colaboración con el difunto Paco Javier Bueno (padre), que era subdirector de dicho periódico y de radio Popular, además de corresponsal en Málaga de la agencia infomativa estatal española, Efe (prensa del corazón).  Yo me encargaba de hacer las entrevistas y redactarlas, llevando un/a fotógrafa/o y el material se vendía (sobre todo por el valor de las fotos) a revistas como ‘Hola’, ‘Diez minutos’, ‘Garbo’, ‘Pronto’, ‘Blanco y negro’ (por entonces, suplemento dominical del diario ‘ABC’). Yo solía firmar estos trabajos solo con mi nombre, Horacio (sin apellido). Se publicaron entrevistas al corredor de coches James Hunt, Dominguín, Jaime de Mora y Aragón, etc. Los reportajes se vendían a las revistas a través de la agencia Efe y así desfilaron, entre otros muchos, Lola Flores, Rocío Jurado, Tip y Coll, Rocío Dúrcal, Manolo Escobar, Julio Iglesias y hasta el cantante norteamericano retirado Bing Crosby, quien vino a Marbella a jugar al golf con más de 80 años de edad.

13. También de aquella primera época datan mis investigaciones periodísticas encargadas por distintos clientes: una sobre la situación interna del PSOE (pedida por la gente que apoyaba entonces a Tierno Galván, contra el ‘felipismo’); la encargada por Carlos Gil (que fuera Gerente del Patronato de Turismo) sobre el mercado turístico norteamericano; las que me pidieron desde la Consejería de Comercio y Turismo, sobre la situación de las cámaras de Comercio de Andalucía o sobre las inversiones árabes en la región.

Para la empresa ‘Emoisa’ , que ya he mencionado, elaboré también durante varios años, una pequeña pero muy moderna guía turística, basada en eventos muy especiales que se celebraban en distintos pueblos de todas las provincias (culturales, deportivos, exóticos…) y que se titulaba ’52 Semanas y media o cómo enamorarse de Andalucía’. Centenares de pequeños textos que conformaban esta guía se renovaban: se escribían íntegramente de nuevo para cada edición. La guía tuvo gran éxito.

De época similar fue mi trabajo para el Plan Futures de Torremolinos (Plan de Excelencia Turística), que suponía una renovación total de dicha localidad.

ESP

14. De parecida época data mi participación en trabajos vinculados a planes estratégicos (formato que se había puesto de moda). Participé directamente del equipo que preparó el respectivo plan para la ciudad de Vélez-Málaga y fui el encargado de resumir y traducir a un lenguaje llano el  Plan Estratégico de la propia capital malagueña, con un boletín que debía suplir, de cara al ciudadano ‘de a pie’, los gruesos tres tomos  (¿o eran cinco?) del auténtico plan. El entonces coordinador, economista, no se quedó satisfecho con mi primera síntesis y me pidió una nueva versión diciéndome que en la que había hecho ‘faltaba Horacio’. Entonces le advertí que iba a escribir con toda libertad y que pondría por delante lo que el Plan solo insinuaba: que el turismo iba a ser la piedra angular del desarrollo de la capital malagueña. Aceptó mi advertencia y así elaboré el texto ‘para el gran público’.

En este desordenado ‘raconto’ me he dejado varias colaboraciones importantes: con el diario ‘Informaciones’ de Madrid, con el semanario ‘Interviú’ y con la revista ‘Tiempo’. Con esta última colaboré con reportajes, ya en los ’90, y respecto a los dos primeros fui corresponsal en Málaga (en 1977/1978 de Interviú y en 1979 de ‘Informaciones’).

15. En temas puntuales es fácil que se desordenen porque de muchos de ellos no tengo ningún recordatorio.

Mientras he estado elaborando este listado en muchas ocasiones me ha venido al recuerdo alguna actividad que no figuraba en ningún apunte. Distinto es el caso de mis trabajos ‘para terceros’ (hacer ‘de negro’). Hoy se da por sabido que los políticos no redactan sus discursos. Por razones de discreción no puedo revelar los nombres de las personas para las que escribí. Solo puedo decir que redacté un libro para un político argentino, cuya edición jamás vi (llevaba tiempo en España cuando hice este trabajo) y elaboré artículos por lo menos para una docena de políticos o funcionarios, en algunos casos dentro de mi misión en gabinetes de prensa y en otros contratado directamente para ‘asesorar’. Como ‘curiosidad’: en una ocasión escribí para un diputado autonómico el discurso que iba a pronunciar en el Día de Andalucía.

Una colaboración puntual fue para otro proyecto que quedó trunco: la revista ‘Ocio y negocio’, cuya redacción estaba a cargo del compañero y amigo José Vicente Astorga.

ESP

16. He mencionado una experiencia bastante amplia en gabinetes de prensa oficiales y privados. Pero me faltó añadir mi trabajo en tales funciones para la Sociedad de Planificación Turística, posteriormente Sociedad de Planificación y Desarrollo (SOPDE), de la Diputación de Málaga.

En cuanto a las campañas políticas,, tuve a mi cargo en varias elecciones la del GIM (Grupo Independiente por Marbella) de mi difunto amigo Francisco Pedrazuela, lo que supuso también la edición de un boletín; y la del grupo ISP (Independentistas de San Pedro Alcántara), lo que supuso la edición de otro boletín. El grupo estaba liderado también por un amigo personal, Manolo López. Asimismo asesoré a un grupo independiente en Mijas.

En materia de publicaciones locales tuve a mi cargo en una época la edición de la revista ‘Canopus’ y de otra publicación, titulada ‘Opinión’ (¡otra vez la misma cabecera!), ambas del Grupo Independiente de Fuengirola, dirigido por otro buen amigo, Cristóbal González.

Cuando fundamos ‘Equipo Andaluz de Medios’ participé en campañas para candidatos al Senado en Zaragoza y San Sebastián.

17. Más temas puntuales.

En 1982 hice un análisis electoral en tres capítulos. Lo envié a varios diarios andaluces y salió en todos ellos. No tiene una explicación  muy difícil: fue un obsequio que les hice. En ese entonces había todavía poca experiencia en analizar cifras y porcentajes.

En 1984 moderé una mesa redonda en la Universidad de Málaga sobre ‘1984’, la famosísima novela de George Orwell. En el debate participaron historiadores, economistas, sociólogos…

En 1990, al producirse el avance de tropas iraquíes sobre el territorio de Kuwait (que ellos reivindicaban como propio) me hicieron una breve entrevista (al final resultó superbreve por la inesperada disposición a hablar por parte de un miembro del Gobierno) por Canal Sur.

En el canal ‘local’ de Málaga de la red Localia (desaparecida) editaron un reportaje sobre los libros de lujo en que habíamos trabajado el periodista Juan de Dios Mellado (quien me ayudó mucho en los primeros tiempos) y yo. Fue una larga charla, seguidos ambos por las cámaras de Localia a través de los espléndidos jardines malagueños de la Concepción.

ESP

18. Yo había estado intentando publicar un ensayo sobre la estructura de poder mundial, ‘Después de las ideologías’. No hubo suerte. Y mi trabajo de muchos años quedó metido en un cajón otros cuantos años más. Algunas amigas y amigos (sobre todo Paloma Prada) me insistían en que hiciera un nuevo intento de publicarlo. Entre 1997 y 1999 publiqué en la revista de pensamiento ‘Hespérides’ cuatro artículos: “Europa no se resigna a la muerte de las ideologías”; ‘Las astucias del pensamiento único’; “Cómo ser un buen disidente” y “Los asesinos del XX”.

Con esos pequeños ensayos bajo el brazo fui al Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga y se los dejé a Felix Martín, su entonces director  y buen amigo. Él los entregó a un comité asesor. Tenían interés en abrir la perspectiva y no publicar solo temas malagueños. Así, pues, recomendaron la publicación de mi obra y yo me puse a retocarla. Le cambié el título por ‘Un planeta a la deriva’, con el subtítulo: “Progreso y democracia, mitos del poder global”. Me escribió un brillante prólogo el periodista y politólogo José Javier Esparza.

ESP

19. Paralelamente, comencé a escribir una columna política semanal los martes en el diario malagueño La Opinión, de muy reciente creación. Joaquín Marín (ex director del diario ‘Sur’ y ex director de Canal Sur) que estaba al frente del periódico, a quien le fui a ofrecer una columna semanal, acababa de perder un columnista y me ofreció ese hueco.

De modo que el año uno del nuevo siglo me encontró cerrando un ciclo  (de aquella Opinión de Buenos Aires a esta Opinión de Málaga) y en el mes de diciembre estaba editado ‘Un planeta a la deriva’. Había podido ordenar y dar coherencia a mis ideas en un libro de casi 500 páginas y disponía de un folio y medio todas las semanas para aplicar aquella visión de conjunto a cada tema concreto del día a día.

La presentación del libro fue de lujo: la hizo el Premio Nacional de Literatura, reconocido como poeta y como gran profesional del periodismo, Manuel Alcántara.

El libro tuvo alguna repercusión (lejos de la que yo esperaba, obviamente, sobre todo porque fue ‘ninguneado’ por algunos medios y algunos colegas). No obstante, si contribuyó a que se me tuviera en buena consideración en los medios políticos y periodísticos.

20. Para ‘hablar de mi libro’ fui invitado al programa de Canal Sur ‘Las mil y una noches’, donde hubo un debate en el que se comentaron mi obra y la de Naomí Klein que acababa de aparecer. Eso de la ‘globalización’ empezaba a escucharse con frecuencia… Yo había hablado de ‘eso’ en un libro que había terminado de escribir casi diez años antes (cuando se titulaba  todavía ‘Después de las ideologías’). Y fui también el primero, en esos tiempos (2002) en hablar de ‘dictadura mundial’ en unas entrevistas que me hicieron en ‘El Correo de Andalucía’ y en ‘ABC’ de Sevilla.

Esas cosas se pagan: o te conviertes en un ‘best-seller’ (o en un hit, como aquella canción mía del año 72) o te hacen ‘desaparecer’… así fue con mi ‘planeta a la deriva’.

Me invitó por entonces Bernardo Díaz Nosty (director del Departamento de Periodismo de Ciencias de la Comunicación de Málaga) a participar de una mesa redonda en unas jornadas en Martos (Jaén). Faltó un conferenciante y me ofreció hablar de mi libro. Tras mi charla  me preguntó si le autorizaba a proponerme como profesor honorario en su facultad. Le dije que sí. Pero cuando expuso su idea le dijeron que llevara mi título… ¡y yo nunca tuve ningún título, ni de periodista ni de ninguna otra cosa!

21. En 2004 pude acceder a la jubilación en España (66 años de edad) aunque con una disminución por no tener completados los años de aportaciones. La tramitación de la jubilación argentina la comencé en 2005 y tardó varios años en llegar.

En 2003 escribí un artículo para el diario sevillano, “El Correo de Andalucía”, que entonces dirigía el amigo Fernando Orgambides, exponiendo algunas de las ideas de ‘Un planeta a la deriva…’, que fue titulado ‘La ciudad sin ley’,

En 2006 se editaron dos libros sobre pueblos de la provincia malagueña, no apegados a relatar un proceso histórico sino apuntando a una ‘recreación’, una búsqueda de la personalidad propia de sus gentes.  Lo intenté y creo que salieron unos retratos entre literarios y sociológicos. La colección, que quedó trunca por cambios políticos, fue titulada ‘Territorios interiores’. Comares se llamó  ‘Un lugar en el tiempo’ y Casarabonela recibió un título que yo ni elegí ni asumí: ‘Medina de Luna llena’. Entrar en esta mezcla de lo creativo con una mirada sociológica sobre una realidad tan concreta, fue un ‘experimento’ muy gratificante.

ESP

22. Tras la publicación de ‘Un planeta…’ hubo nuevas experiencias, con la intención de difundir una forma de ver las realidad y sin interés económico alguno. Creamos, con un grupo de amigas y amigos (destacadas, Cristina Consuegra y Laura Rueda), la revista ‘La Fragua’, de la que solo pudimos editar 4 números. En esos mismos tiempos escribí una colaboración para la revista ‘Paradigma’, de la Universidad de Málaga, que resultó bastante polémica: “La Modernidad o la laicísima trinidad”.

De estos nuevos intentos nació la idea de promover, en 2010,  la edición de un libro recopilatorio reuniendo artículos publicados en distintos medios, a partir de uno con 40 años de antigüedad, extractado del que publiqué en ‘La Opinión’ de Buenos Aires en 1972

Detrás iban los de Hespérides, uno de La Fragua, el de Paradigma y un broche final con 50 de los por entonces más de 400 aparecidos en La Opinión de Málaga, seleccionados por una amiga (Ana García Ferrer) para resumir ese largo periodo comentando la actualidad (en 2015 se cumplieron 14 años con más de 720 artículos). El recopilatorio se titula ‘El mundo del revés’ y se abre con una estrofa de la canción de María Elena Walsh ‘El reino del revés’.


ESP

23. Después de eso creo que va quedando poco por reseñar: una colaboración muy efímera con ‘La Prensa de la Axarquía’, periódico local que ya dejo de aparecer, al menos en papel. Entre esas colaboraciones hubo una larga charla con Manuel Alcántara, tan vinculado a su tierra axárquica, que me parece un precioso broche de oro para estos ya casi 60 años míos de periodismo en activo y ensayista no menos activo, con algunos entremeses de otros muchos oficios que he tenido ‘in pectore’, bullentes o apenas insinuados pero que nunca tuvieron fuerza suficiente para desalojar ni al ensayista ni al periodista…. Aunque tampoco nunca fueron condenados definitivamente al silencio.

24. Parecía un punto final, pero… siempre quedan, felizmente, mas cosas de las que uno contabiliza. Por ejemplo, algunos ‘eventos’, como la presentación que hice de un periodista, Ali Lmrabet, luchador marroquí por la libertad de prensa que dio una charla en la Asociación de la Prensa de Málaga. Y otro acto similar, para mi muy importante, presentando también una charla, esta vez de José Chamizo, quien fuera durante muchos años Defensor del Pueblo Andaluz.

Y por allí están también presentaciones y comentarios de mis libros, como la estupenda, ya mencionada, de Manolo Alcántara, o las también magníficas de Salvador Moreno Peralta y de Teodoro León Gross, o la tan personalizada –con afecto evidente pero sin perder el juicio crítico- de Cristina Consuegra.

Y quedan también, en esa ‘carpeta’ de críticas o entrevistas a propósito de mis libros, la que me hizo el amigo Luis Pernía para la revista ‘Utopía’ , publicación editada por los ‘Cristianos de base’

Está la web ‘Antequltura’, (página de cultura de Antequera) de la que fui orgulloso ‘padrino’. O el haber acudido a aquella invitación de un Instituto de Málaga (‘Salvador Rueda’) que cumplía 25 años, para hablar del enorme cambio que había sufrido el mundo en ese mismo cuarto de siglo.

25. Hay trabajos que uno hace de forma totalmente anónima, lo que no impide volcarse a ellos con alma y vida. Tal fue el caso, durante 15 años, del boletín ‘Afines’, de Afenes (familiares de personas con enfermedad mental), impulsada por Miguel Acosta. También creamos ‘Solidarios’, boletín de la federación andaluza

Y allí están mis tres ponencias, presentadas en otros tantos congresos de los periodistas andaluces. Transcribiré solo los títulos: ‘El periodista en la sociedad del consumo y del consenso’ (Ier.Congreso, Sevilla); ‘Los límites cada vez más estrechos de la profesión’ (II Congreso, Málaga); ‘En defensa de la profesionalidad’ (III, Almuñécar, Granada). Quizás no sirvieron para mucho pero fueron bien acogidas.

Presenté también una ponencia a unas Jornadas sobre Inmigración celebradas en Málaga, y abrí un ciclo titulado ‘Cine y ciudad’ comentando ‘Las manos sobre la ciudad’, una película italiana denunciando la corrupción vinculada al urbanismo.

Escribí unas líneas para ‘no olvidar’, 30 años después, el golpe militar de 1976, que llevó a la época de represión más feroz en la Argentina, y que fueron impresas para entregar en un acto recordatorio. Se titulaban ‘La atrocidad y la heroicidad’

ESP

26. Entre varias cosas olvidadas pero finalmente recordadas, una que volvió a la memoria de la mano del dibujante Máximo: coincidí con él en la elaboración de un folleto de promoción para la empresa turística ‘Marsans’. Yo hice los textos y él las maquetas y los dibujos

Ya convencido de que mi memoria ha llegado prácticamente al cien por cien, solo me queda apuntar que la Asociación de la Prensa de Málaga me concedió la Medalla de Honor; antes me había dado una  por los 25 años de profesión y la de Honor vino por ‘sobresaliente trayectoria profesional’ y por estar ‘a la vanguardia del periodismo malagueño’. Fue en 2011.

Cinco años antes, me presenté y gané el premio de periodismo Jerez Perchet, que otorgan cada año el Ateneo de Málaga y la Universidad de Málaga. Según un portavoz del jurado habían valorado ’la capacidad de análisis y la erudición…’ Yo había presentado 8 artículos con temas diversos y el premio fue para el conjunto.

Por fin, un premio muy especial me lo dio mi difunto amigo el artista Vicente de Espona, quien me entregó  su ‘Juan Olivo’ (simbiosis de árbol y de humano) como representación de “los valores morales del pueblo andaluz”.

APÉNDICE

Terminé de escribir, más o menos prolijamente, esta peculiar ‘biografía’ y lo comenté con varias/os amigos/as. También les confesé que tardíamente me había acordado de un par de cosas más. Me resistí a alterar el listado de nuevo: preferí acudir a este apéndice y dejar las novedades sin su numerito ordenador.

Una de las cosas que quedó fuera fue mi entrevista con Juan Domingo Perón, en Madrid (1972) y no le corresponde, creo yo, figurar en esta especie de biografía porque no fue un ‘trabajo’. De hecho, Perón había prohibido la entrada al periódico ‘La Opinión’, que me había mandado a mí a Madrid, porque le habían tergiversado unas declaraciones suyas. De modo que mi diario no podía acceder a la entonces famosa casa de Puerta de Hierro. Le pedí a Héctor Cámpora (mas tarde elegido presidente de la República) que me gestionara un encuentro con Perón porque no quería perder la oportunidad de conocerlo. ‘Dígale –comenté a Cámpora- que lo quiero conocer como peronista y no como periodista’. En tal carácter personal entré. Estuvimos charlando cerca de una hora con la presencia de figuras importantes de la política argentina, que no intervinieron para nada en la conversación: el propio Cámpora, Rucci (secretario general de la CGT que después fue asesinado) y Lorenzo Miguel, principal dirigente del sindicato metalúrgico. La otra cara de esta historia es que esta entrevista debía figurar aquí porque fue realmente importante para mí.

Otras cosas que me quedaron fuera sí debieron incluirse en el listado, como un artículo que escribí para la revista del Ateneo de Málaga, o algún debate en el que participé en la desaparecida Radio Juventud de Málaga (donde nacieron tantas buenas amistades, como Tere Santos, Rafael Rodríguez o el fallecido Antonio Jiménez Pajarero, alias ‘el pájaro’).

Por último, tampoco consigné el trabajo de Prensa realizado para la  tristemente  perdida Semana de Cine de Autor de Benalmádena, a la que no acudían ‘divos’ sino  directores desconocidos en casi todo Occidente, provenientes de África, Latinoamérica,  Asia o Europa del Este.

Una vez más creo haber recopilado todos los recuerdos… y  esa es la pura verdad  … falta saber si la memoria no me ha hecho alguna trampa.

12 thoughts on “Sobre el autor

  1. Pingback: Online casino

  2. Pingback: free xbox 360

  3. Pingback: porn

  4. Pingback: Online games

  5. Pingback: ZsaZsa luxe anti-aging reviews

  6. Pingback: Tegaderm Film

  7. Pingback: free stuff

  8. Pingback: free website

  9. Pingback: Kasper Suits

  10. Pingback: P2P4U Live

  11. Pingback: Treasure Hunters Roadshow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 11 =