La visita

17 Nov

visita1Una curiosa visita aconteció el viernes de la semana anterior. Un trío de socialistas eligió como punto de encuentro los despachos de su grupo en el Ayuntamiento de Málaga. Viernes trece, como la película de miedo, como el destructor virus informático y, tal vez, un repique de tres campanadas para Málaga como recordatorio de que los socialistas existen y se preparan para la disputa electoral frente a Don Francisco, más que frente al PP. Cuando la o el candidato socialista a la alcaldía malacitana sea proclamado, tendrá que realizar muchos golpes de efecto que recuperen todo este precioso tiempo perdido. Ocasiones como la publicación de los sueldos municipales vergonzosos para el contribuyente se difuminaron entre las rendijas de los informativos sin un paladín que trasmutase los datos en votos. Tres eran tres y los tres buenos, aunque uno tenga sus preferencias. Rafael Fuentes ha realizado una labor digna dentro de lo que ha podido. Desnudo de los números uno, por espantá a mejores cielos, su papel en la comedieta que legó sus propias siglas casi se podía ceñir a sacar la cabeza entre el oleaje. Experta en esas lides fue Marisa Bustinduy que aparecía en toda foto se justificara allí o no su presencia. A pesar de su compleja posición Rafael Fuentes no ha sido aupado del todo por su grupo como sucedió con Marisa y hoy todavía se trata de un desconocido para el común de quienes pagan el IBI en estos lares. Poco agradecimiento.
Bernardino León, invitado a la Casona, cumple el requisito de su implantación mediática y el deseable currículum para un político de altura que pretenda desbancar con éxito a un regidor tan bien enraizado entre barrios, asociaciones y calles como Don Francisco. Bernardino vendría a pelear a un cuadrilátero también suyo pero su debilidad se halla en el vínculo flaco que lo une con amplias capas de la ciudadanía. Por ahí se encauzarían los puñetazos. No obstante, si sus intereses personales le aconsejaran un regreso a este reducto entre montes y playa lejano a la Corte, la candidatura socialista exhibiría una musculatura muy sólida y peligrosa para su adversario. El tercer hombre, Martín Delgado, cuenta con las ventajas curriculares de Bernardino pero además su presencia en la vida malagueña ha sido mejor conservada y cultivada incluso desde sus diferentes responsabilidades públicas. En los palacios lo conocen, pero también en las aceras. Con Martín Delgado, el PSOE ahorraría una buena parte de la ofensiva publicitaria si también, como Bernardino, decidiese encaminar sus pasos hacia las dependencias del Parque con otras intenciones más allá de esta presunta visita de presunto trabajo a un edificio objeto del presunto deseo de los socialistas de oponer una candidatura solvente ante Don Fransico de la Torre, nada presunto alcalde de Málaga ante quien su contrincante debería ya tener calzados los guantes y la adrenalina.

4 thoughts on “La visita

  1. Pingback: Swingerclub Erfurt

  2. Pingback: Web.de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =