El PSOE ya no es ETA

2 Nov

Se me ponían los pelos de punta cuando aún no sabía que se te podían erizar con el cabreo. Eran los buenos tiempos en los que el PSOE era ETA. Como arma arrojadiza, era ETA. No hace tanto. La última vez que gobernó el PSOE en España, lo era en cada trifulca de lo absurdo con el PP. Cuando el PP se manifestaba como dios manda, como los radicales de ahora. Entonces, la ley mordaza no existía y las jovencitas lloraban en las manifestaciones porque el gobierno quería asesinar niños no nacidos, o casar a gays o lesbianas llamándolo matrimonio. Un millón de personas indignadas cada vez que algún medio afín los sumaba uno a uno, jaleados desde las emisoras de la ira que exigían libertad, con las banderas constitucionales de las buenas personas en volandas, esas mismas que sacaríamos después todos para celebrar enardecidamente los mundiales y las eurocopas. Eran otros tiempos en los que los que gobernaban el país le estaban regalando Navarra a ETA. No me acuerdo si era una anexión o iban a invadirla. Pero Navarra era muy desgraciada. Estaba siendo maltratada por Zapatero y sus secuaces. Porque el PSOE era ETA. En cada rincón de España. Recuerdo una campaña de las municipales malagueñas en el recinto Eduardo Ocón del Parque con el señor Arenas dedicando plenamente su discurso a idiotizarnos sobre lo que el PSOE estaba haciendo en contra de las víctimas del terrorismo. Después salió Francisco de La Torre a aburrirnos, porque a eso, nuestro candidato no jugaba. Fue un soso. Es un soso. Ni me acuerdo de lo que habló. Supongo que del río o el Astoria, no hay que ser muy listo para imaginárselo.

Zapatero cayó con su 135 y Rajoy dejó de ser un perdedor radical. La agresiva oposición se tornó talante, quién se lo iba a decir, y Mariano se convirtió en lo que es hoy, salvo alguna cosa. Rubalcaba, ay, Rubalcaba, yo creo que tras reinventarse a sí mismo, fue el que acuñó la fórmula del Centro Izquierda Moderado que le liberó del sambenito. Del sambenito de gobernar o tocar pelo, porque lo de ser ETA, se lo quitó el PP directamente, con el plasma y la balsa de aceite. Conservadores, Moderados. Retocado el derecho de reunión. Paz y después gloria. Ni los yihadistas eran ya ETA, eso era cosa de Pedro J. Ramírez.

El PSOE ya no es ETA y el PP no es radical. Los dos son de Centro y se dan gobiernos. Pero sin mariconadas, bien explicado por el nauseabundo Torrente. Es como el huevo frito de Felipe González. El PP se lo come y el PSOE mira, enclenque, pero estadísticamente, se lo comen a medias. El PSOE pesa 85 kilos y el PP 137. Algo no cuadra. Los analistas que le dieron el golpe al partido y que ahora gobiernan desde una gestora dirigida por los susanistas dicen que ellos no quieren ser Podemos. Que Podemos son la izquierda radical. Han llegado a la conclusión de que el voto perdido está en el centro. Y ellos quieren ser de centro. Ya nunca más el PSOE será ETA, me parece, ni para Federico Losantos.

El otro día Podemos fue ETA. Aparte de populistas, iraníes y bolivarianos, el otro día, en el Congreso, fueron ETA. Para Ciudadanos eran ETA. No aplaudieron a no sé quién y sí a Bildu, o algo parecido. Están en contra de las víctimas. Son amigos de los etarras. Algo tienen que ver con un gobierno extraño en Navarra. Antidemocrático. Hernando, el del PP, dijo en el Congreso que los financiaba Irán y Venezuela. 4 millones exactamente. Hernando, el del PSOE, suele llamarlos Populistas… Por culpa de Podemos gobierna el PP. No por culpa de los votos de Podemos sino por la culpa a secas de Podemos.

El PSOE cuando gobernaba era ETA. El PSOE ya no es ETA. Me parece que no han hecho números. Alierta y el Ibex puede que sí.

One thought on “El PSOE ya no es ETA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + Diez =