De La Cónsula

13 Ene

Otra vez han cerrado La Cónsula. Esta vez por la primera parte contratante de la segunda parte. O eso se desprende de las informaciones de las burocracias invisibles, que se cuelan entre renglones en las noticias de agencia. Porque ningún técnico de la Junta de Andalucía ha dado la cara para explicarse. Aunque no sé si habrá algún técnico en ese inmenso cementerio de elefantes del PSOE que conforman las consejerías y direcciones generales de Empleo y Educación, la verdad. No da esa impresión. Parece que escondiéndose uno tras otro, para que no se note que saben del tema lo mismo que de ingeniería aeronáutica, han acabado inventándose esta nueva manera de realizar comunicados de prensa que no aclaran nada. Que si falta un informe, no se qué de un interventor, no sé cuánto de una auditoría y muy poquitos meses de paciencia no comestibles para que todo se solucione. Como la tapa del delco. Rajoy inventó el plasma y los carguitos del SAE y demás eremitas de la Junta, el escrito anónimo a los proveedores de noticias, amalgamando el caos en una breve descripción de la nada que hay en ninguna cosa, para justificar la provisionalidad de los cierres de las Escuelas de Hostelería más importantes de nuestra economía provincial.

Supongo que se deberá a que los más expertos del Empleo y la Educación del cortijito nuestro de cada día están muy ocupados con sus abogados, por estar pendientes del juicio, la imputación o el tercer grado. Pues si no, no se entiende. Como dice Dani García, nuestro general de dos estrellas en la materia, no se entiende un pimiento. No parecían tan ineptos cuando asignaban cursos de formación por aquí, expediente de regulación de empleo por allá… Ni tiene sentido que seamos una de las Comunidades Autónomas con más alta calificación en el informe educativo de la Pizza. Con una familiar, te regalan una mediana en la mayoría de los sitios, desde Jaén hasta Almería. Ni tampoco que seamos de las regiones de Europa con menos desempleo, según se mire el papelito, claro. Menudo agujerazo negro, profundo y oscuro se encarga de cuidarnos La Cónsula. De Empleo a Educación y de Educación a Empleo, tres años de cierres, deudas, promesas incumplidas, reaperturas en falso, precariedad e ilusiones truncadas.

En julio de 2013, con el Restaurante de La Cónsula cerrado en dejavú, preguntaba el bueno de Dani García a Griñán en twitter: “dígame la verdad, desde el respeto que le tengo, vamos a salvar La Cónsula, ¿verdad?”, y el Presidente de la Junta de Andalucía en aquel momento le contestó: “seguirá siendo lo que siempre fue”.

Pues no. No ha vuelto a ser lo que era. Adiós al referente. Por culpa de los politiquillos de tres al cuarto con perfil de filoxera que han intervenido en su gestión directa o indirectamente. Ni queriendo podrían haber hecho más daño a esta Escuela modélica en resultados y eficacia ni, por ende, a la única industria, la turística, que sostiene nuestro PIB resoplando un palmo por encima del umbral de la pobreza. Los mismos que se ponen medallas con cada nueva estrella michelín que se concede en la provincia. Los mismos idiotas son los que están destruyendo La Cónsula (y la Fonda, y el Cio Mijas…). ¿Y pretenden hacernos creer que la culpa es de un papelito? ¿De sólo burocracia? ¿Tres años así? No me lo creo. Tan ineptos no existen ni en la Junta. Ni ya creo que importe tanto. Con esa inseguridad laboral -nueve meses sin cobrar-, ¿los mejores profesores querrán dar clases en La Cónsula? ¿Habrá tanta demanda de alumnos? ¿Se fiarán en el futuro de que vayan a concluir los cursos?

Esperemos que sí aunque el daño ya esté hecho.

One thought on “De La Cónsula

  1. Qué alguien me diga, ¡por Dios!, qué hacemos aún a día de hoy en esta administración autonómica de nuestras culpas y pecados. En este diario y en su magnífico apartado de “Opinión” tantas veces valorado, sí podemos leer, gracias al mismo Dios antes referido, críticas a una Junta decadente y partidista donde el daño causado a Málaga y a los malagueños se tiene como un valor añadido entre su funcionariado. Cuento los días que llegue un salvador, un Moisés, y nos saque de esta Junta egipcia y nos permita buscar nuestra propia tierra en esta España cananea lejos, muy lejos de Sevilla y de su imperdonable Junta que Dios, el mismo Dios ya referido tres veces, confunda como en Babel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + tres =