IMAG0008

La escuela rodante del circo

2 Mar

Hace unos días tuve la oportunidad de viajar a la ciudad de Cáceres para trabajar, con un nutrido grupo de docentes, algunas cuestiones sobre la evaluación del alumnado.

Una intensa sesión de tres horas de la que guardo un emocionado recuerdo. Es reconfortante comprobar que, dedicando un tiempo extraído de la familia y del descanso, después de finalizada la jornada escolar, un grupo numeroso de profesores y profesoras de todos los niveles se dedique a reflexionar sobre el interpelante reto de mejorar la práctica.

Pero no voy a dedicar estas líneas a la sesión que dirigí en el CPR (Centro de Profesorado y Recursos) sino a la historia que me contó María García Barrantes, asesora de Desarrollo Curricular de dicho centro, mientras compartíamos un exquisito menú antes de comenzar el trabajo.

Me cuenta María que durante el año 2004/2005 fue maestra de la escuela itinerante del circo Expoanimalia. Para ello tuvo que concursar en el Ministerio de Educación, ya que las escuelas de los circos no se han transferido a las autonomías.

Como los dueños del circo (él era gerente y ella vendía entradas en la taquilla) tenían dos hijas en edad escolar solicitaron del Ministerio la creación de una escuela que se trasladaría con el circo por toda España.

María ganó el concurso y se desplazó a Teruel ciudad en la que en ese momento estaba actuando el circo. Luego a Tarazona y a Calatayud, después a Navarra, a continuación a varios pueblos de la provincia de Madrid. Posteriormente a Castilla León, Salamanca, Portugal… Así todo el año, de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, con la escuela a cuestas.

La escuela estaba instalada en un camión, donde se encontraban los pupitres, el encerado, los libros, los mapas, y los materiales didácticos de la institución rodante.

Tenía seis alumnos: 2 polacos, 3 italianos y un portugués…. Un conjunto que no podía ser más heterogéneo y más singular.

Dice María en la Memoria del curso que, generosamente, me ha enviado y que he disfrutado leyendo: “Ninguno de los alumnos había acudido regularmente a una escuela, por lo que presentaban un nivel educativo muy bajo, y lo poquito que sabían era en su idioma y contenidos poco estructurados y significativos, por lo que había que empezar desde el principio”.

Las clases comenzaban a las nueve y finalizaban a las dos. María seguía el método de proyectos y, al llegar a cada ciudad, visitaba con sus alumnos museos y monumentos. Se convertía en su guía, fiel al espíritu de la itinerancia didáctica.

No es difícil imaginar la necesidad que María sentía cada mañana de hacerse entender por aquellos niños y niñas que no conocían el español, mientras ella desconocía los idiomas maternos de sus alumnos. Una obra de ingeniería lingüística. Todos aprendieron a leer y a escribir con ella.

Las edades oscilaban desde los 2 y los 12 años. También es fácil imaginar los esfuerzos de la maestra para adaptarse al nivel, a las expectativas y a las capacidades de cada uno de sus pequeños escolares.

Ella era la maestra del circo y como tal era respetada por todos sus integrantes. Vivía en una caravana que se desplazaba con todos los integrantes del circo y con todos los animales que vivían en él. Su casa también era rodante. Porque la escuela viajaba con esa pequeña comunidad humana.

Las penurias eran inevitables. Solo la ilusión por mantener el proyecto compensaban aquellas incomodidades: las conducciones de agua heladas en loa días de invierno, los apagones de luz, los días de tormenta… La pasión por la tarea era el motor que impulsaba su quehacer entusiasta. Esta es una profesión que no se puede vivir plenamente sin pasión.

Era maestra las 24 horas del día. La madre de una de las niñas se había largado de la caravana y el padre se había quedado al cargo de ella. Cuando la niña tuvo su primera regla el padre, ignorante y asustado, acudió a la maestra para que hablara con su hija…

No es difícil imaginar las reticencias de los padres ante esa aventura que la joven hija se había empeñado en vivir. Los estereotipos que se cuelgan sobre las personas que habitan el circo y que trabajan en él son evidentes. Su desarraigo de un lugar les llena de prejuicios. ¿Cómo era posible que su hija quisiera emprender una aventura tan extraña y arriesgada? ¿Cuántas escenas llenan la mente de unos padres sobre su hija, la menor de siete hermanos? Al llegar a Segovia, para combatir los temores de sus padres, los invitó a visitar el circo. Con el dinero que su trabajo le proporcionaba les pagó un Hotel y ellos pudieron disfrutar de la alta misión que guiaba los sueños de hija y del elevado respeto y afecto que la troupe le profesaba. Estaba abriendo la mente de 6 niños a los apasionantes retos del aprendizaje.

Su novio de entonces y actual marido contribuyó a que María viviera esta experiencia haciendo realidad un sueño. Tuvo su mérito. Aceptó de buen grado que ella volara para convertirse en la maestra de la escuela de un circo.

He pensado muchas veces en esta modalidad de escuela. Hace años, un alumno de mi asignatura de Planificación Educativa eligió como núcleo de una investigación las escuelas de los circos. ¿Qué pasa con esos niños, con esas niñas? Porque el circo tiene escuela cuando lo solicita el empresario. En el caso que nos ocupa, los empresarios eran marido y mujer, portugués él e italiana ella, miembros de un matrimonio con dos hijas gemelas a las que deseaban instruir. Ellas trabajan hoy en el circo.

Me enseñó María fotos de las niñas actuando, ya de adultas. Ha mantenido una estrecha amistad con ellas, signo evidente de la influencia beneficiosa que ejerció entonces sobre ellas aquella joven maestra que estrenaba sus ilusiones docentes entre caravanas, animales, payasos y acróbatas.

María, que entonces no sabía conducir, viajaba en la caravana de los dueños y era una integrante más de la troupe. Ella era el alma del circo. Era la maestra. La persona que hacia magia de 9 a 2 cada día, fuera de la carpa.

Sirva este artículo de homenaje a todas las maestras, como María, y a todos los maestros que han entregado una parte de su vida a llenar de luz la cabeza y de fuego el corazón de los niños y de las niñas del circo.

27 thoughts on “La escuela rodante del circo

  1. Menudo regalo me has hecho escribiendo sobre mi experiencia. Precioso artículo Miguel Ángel. Gracias. Llevo pensando un rato en la importancia de ofrecer una igualdad de oportunidades de aprendizaje para todas las niñas y niños. Es el gran reto que tienen hoy en día las administraciones educativas, porque los docentes, lo hacemos lo mejor que sabemos, sean las condiciones que sean, y a veces, bastantes adversas. Los verdaderos protagonistas de la educación son nuestras niñas y niños, a los que tenemos que respetar, amar, querer, entenderles, escucharles…así se empieza una clase y el resto, viene rodado, te lo aseguro. Así conseguí yo que amaran la Escuela y que desearan cada día entrar por nuestra pequeña puerta. Sin amor, sin entrega, no habrá aprendizaje. Pero lo bonito de nuestra profesión, es que das y recibes el doble, ¿qué suerte, no? . Precioso artículo en homenaje a las maestras y maestros, a nuestra profesión. Precioso homenaje a las escuelas de los circos. Gracias de corazón.

    • Querida María:
      Nadie podía abrir los comentarios de la semana mejor que tú. Tú has escrito este artículo con tu ilusión, tu esfuerzo, tu coraje y tu amor a los niños y a las niñas.
      Muchas gracias a ti por haber compartido conmigo (y ahora con los lectores y lectoras del blog) esta magnífica experiencia docente.
      Me mandaste un material estupendo, tanto gráfico como escrito. Especialmente valiosa me pareció la Memoria del curso. Bien sabes que el espacio de que dispongo no permite muchos lujos.
      Gracias también, querida María, por este comentario.
      Besos.
      MÁS

  2. Impresionante trabajo el que describes. Me he acordado que en el curso 92/93, una compañera Ana Canales llevaba una escuela de ese tipo en el circo Roma, con quien manteníamos correspondencia. Cuando recalaron en Santander fuimos a verles. Fue muy intensa la experiencia con aquellas chavalas y chavales e hicimos un trabajo sobre el circo. Grandes profesionales han compartido experiencias de ese tipo.

    • Querido Enrique:
      Gracias por leer el artículo y por compartir con nosotros tu experiencia con la escuela del circo Roma en Santander.
      H pensado muchas veces en el desarraigo de quienes viajan en el circo y en su especial psicología.
      Lo que me ha llamado la atención es que si el circo no solicita la escuela, no la tiene.
      En el caso de Expoanimalia, el empresario la solicitó porque tenía dos niñas en edad escolar.
      ¿Qué sucede entonces con esos niños y esas niñas?
      Un abrazo.
      MÁS

  3. Querido Maestro!
    Que obra más enriquecedora la de esta buena y capaz maestra de circo!
    Hay que tener un corazon grande y el alma llena de anhelos para poder transmitir a esos pequeños el amor a la escuela, a los animales y a la grandeza de los pueblos y lugares que han recorrido en su feliz viaje.
    Las maestras lo somos por vocación y por pasión, por afectos, por entrega, por humildad, por sentido común, por honestidad y sobre todo por amor a uno mismo y a los demás.
    ¡Tengo a gran gala ser maestra!
    Y os aseguro que lo seré siempre y en todo lugar, porque me ha servido para ser la persona que soy, adorar a los chicos/as y ofrecerles todo mi cariño, sin obviar que ellos me han ofrecido mucho más.
    ¡Gracias por obsequiaron con tan magnífico ejemplo!
    Buenas noches!
    Sin más me despido con un cordial saludo para todos.

    • Querida Loly:
      Sí, yo pienso que se uno es maestro (o maestra) para toda la vida.
      Es un oficio, como decía Stendhal, que no se puede vivir plenamente sin pasión.
      Haces una buena descripción delas cualidades de quien se dedica a enseñar. No hay oficio más noble que el de trabajar con la cabeza y los corazones de los niños y las niñas.
      La historia de hoy se la debemos a María García Barrantes.
      Besos y gracias.
      MÁS

  4. Querido maestro:
    Hermosa historia la que nos das a conocer. Agradezco a María que permitió compartir.
    Se permitió correr riesgos y enfrentarse a incertidumbres. Esa seguridad por intentar cambiar y buscar nuevas alternativas.
    Todo lo que un docente puede hacer para contribuir a la superación de niños y niñas.
    Una escuela para todos que revierte la desigualdad e injusticia.

    Realmente muy significativo el artìculo.
    ¡Gracias maestro y gracias Marìa por tu historia!
    Abrazos

  5. Querido Profesor :Un bello e interesante el articulo ,es un trabajo impresionante por la interculturalidad en la que esta inserta la docente .Es muy valioso para todos que puedan compartir su experiencia .
    Un abrazo cariñoso para usted ,desde Temuco ,Chile.
    Mónica Contreras Quintana.

    • Querida Mónica:
      Gracias a ti por la lectura previa y el comentario.
      Creo que en este mes de marzo viajaré a tu tierra. Todavía no tengo el programa completo, pero probablemente estaré en Pucón. Y quizás en Temuco.
      Ojalá podamos vernos.
      MÁS

  6. Querido Miguel Ángel:

    1.- Ayer Domingo he estado viendo la película que emitió Antena 3 a las 10 de la noche: “Captain Fantastic”. Te lo digo porque mientras la veía, recordaba el artículo de esta semana y un par más. “Yo nunca fui a la escuela” (01-09-18) y “Su hijo es un genio” (26-01-19). La crítica a la que llamamos escuela tradicional es clara.

    2.- En el caso de “La escuela rodante del circo”, las diferencias entre el alumnado son más que evidentes. Tenerlas en cuenta era impepinable. Salirse de la norma, una necesidad. Para mí, lo que a priori es un gran problema, educativamente se convierte en un plus. Creo que los grupos heterogéneos propician momentos más interesantes para los propios alumnos y para, en este caso, la maestra. Te obliga de una forma visual a “Enseñar desde el cerebro del que aprende”, entre muchas otras obligaciones. Eso de agrupar por edades nos puede llevar a pensar que todos y todas son iguales, hablo y todos me van a entender. Ritmo, intereses, dificultades, profundidad, … Y no es así.

    3.- Miguel Ángel, creo que ya estoy preparado para comprarme otro libro, uno que huela a libro, que pueda subrayarlo y pintorrearlo, incluso dejarlo en herencia. Ese libro quiero que sea de Miguel Ángel Santos Guerra. Tú que me conoces, ¿cuál debo comprarme?, ¿cuál me conviene?

    4.- Te mando un fuerte abrazo y espero que te llegue allá donde quiera que estés, que te mueves más que “La escuela rodante del circo”.

    • Querido José Antonio:
      – Se me escapó esa película porque nos inclinamos por una de NETFLIX sobre la novela de Dolores Redondo «El guardián invisible». Aunque mi mujer me dice que no se puede estar todo el día con la escuela a cuestas a mí me gustan las películas que abordan el tema escolar. La veré cuando pueda.
      – Es verdad que la diversidad no es una lacra sino una riqueza y una oportunidad. El criterio de edad es, poco más o menos, preciso al del peso. Cuando escribimos el libro AGRUPAMIENTOS FLEXIBLES hallamos más de veinte posibles criterios de agrupamientos…
      – Es difícil decir que hijo te gusta más. Debería preguntarte qué es lo que quieres, si algo más académico o más literario… No es fácil. Utilizaré también el criterio de facilidad del hallazgo, cuantía pequeña, actualidad relativa… ¿Has leído LA PEDAGOGÍA CONTRA FRANKENSTEIN. Está publicado en España por Graó.
      – Estoy preparando para finales de mes un largo viaje a Chile. Mientras tanto algunas salidas cortitas por la península.
      Un abrazo y gracias POR TODO.
      MÁS

  7. Hola Miguel Ángel.

    Espero que esta semana no le de a la tecla equivocada…

    Si bien hay mucho «zumo» que exprimir en el artículo, me voy a quedar en un detalle. Se podría uno cuestionar cuando observa que dos de las niñas de la escuela del circo en la actualidad se dedican también al circo.¿Para qué se enseña? ¿Para qué la escuela?

    Vivimos en una sociedad en donde las instituciones educativas parece que tienen una finalidad preparatoria dirigida hacia realizar estudios posteriores: universitarios, módulos profesionales o desempeñar un oficio. ¿Esa es la finalidad? No, convendremos que la actividad formativa de la escuela va más allá de un preparación para obtener una carrera o obtener un puesto de trabajo en particular. Estos niños del circo aprendieron muchas cosas, obtuvieron múltiples experiencias que le habrán otorgado una capacidad intelectual para poder desenvolverse en el mundo, aquirirían habilidades sociales para relacionarse con los demás, cultivarían afectos y emociones que enriquecieron su personalidad,… ¡Cuantos aprendizajes intangibles que no están en los libros de texto se pueden aprender en la escuela, sea de un circo, de un escuela unitaria, de un centro periférico o del centro de la ciudad,…!

    En línea con lo que dice José Antonio, das más vueltas que Marco Polo…

    Un abrazo.

    • Querido Juan Carlos:
      Mejor asì.Da rabia perder un texto largo porque tienes la sensacion de que el nuevo texto no te va a salir mejor.
      Esa es una cuestion esencial: para que la escuela?
      Esas niñas aprendieron a leer y otras muchas cosas. Que sigan en el circo no quuere decir que la escuela haya fracasado. Pueden ser felices en el circo.
      Viajar as comprender que estabas equivicado, dice Chesterton.
      Un abrazo y gracias.
      MÀS

    • ¡A que sí, Juan Carlos!

      Y también, ¿nunca se te ocurrió que Miguel Ángel es como todo un circo?

      Cuando leí el artículo pensé en eso. El circo se mueve de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad. Va repartiendo su saber, su saber estar y su alegría, su ilusión y su fantasía por aquí y por donde se le quiere.

      Miguel Ángel acapara el humor y el amor de los payasos, la osadía y la fortaleza de los trapecistas, la habilidad de los malabaristas y, por supuesto, y lo más importante, la alegría, la ilusión y el asombro de los máximos admiradores del espectáculo: los niños y niñas.

      Y eso, sin entrar en las características de los animales que, por lo menos antes, veíamos en un circo. (Tigres, elefantes, caballos, perros y, cómo no, monos).

      Si hay algo que me llama la atención en su persona, dentro de alguna otra que también considero y aprecio (evidentemente, todo lo que sabe), es su capacidad o forma de enseñar y entretener todo en un mismo paquete, cosa que es muy difícil, o al menos yo lo veo así de complicado.

      (Lo siento Miguel Ángel, pero tenía que decirlo. Y, por cierto, el libro ya está pedido, pero creo que ya he leído mucho de lo que ahí viene, ¿no? Sea como sea, estoy seguro que lo voy a disfrutar. Soy como aquel niño al que le encanta que le lean siempre el mismo cuento aunque se lo sepa de memoria. Quizás por ahí venga su disfrute.)

      Un abrazo maestro, y otro para ti, maestro de maestros, trabajador del circo de la educación. Y conste que en todo momento uso la palabra circo en su sentido positivo , festivo y de disfrute, nunca en el sentido de caos o cachondeo que podemos darle.

      • Querido José Antonio:
        He oído muchas cosas en la vida, me han dicho muchas cosas. Pero como ésta, pocas.
        Tiene gracia cómo puede vivirse un texto. Lo que menos hubiera esperado de un comentarista es la vivencia que ha suscitado en ti.
        Es la creatividad, la generosidad, la bondad humana.
        No sabes cuánto agradezco tus palabras.
        Tú has seleccionado, de forma ingeniosa, simpática y muy generosa, algunos aspectos positivos del circo. Seré yo quien metete algunas similitudes no tan risueñas y bondadosas.
        No sé por qué se me ocurrió ese título. Quizá debí preguntarte antes cuáles eran tus intereses. Porque hay mucha diferencia entre unos libros y otros.
        Entre bastidores, por ejemplo, es un libro muy diferente al que te he sugerido. O Hacer visible lo cotidiano. Pero bueno, mi gratitud por el interés.
        Un gran abrazo.
        MÁS

  8. Interesantísimo artículo. Nunca había pensado en lo que sucedía con esos niños que viven en el circo.
    Tiene que ser una experiencia increíble acompañar al circo en la condición de maestro o maestra de los niños y de las niñas.
    Me gustado mucho la experiencia de María García.
    Le agradezco a ella que la haya compartido y al autor que la haya hecho pública a través de este blog.
    Gracias a los dos.

    • Querida María José:
      Gracias a ti por dedicar tu tiempo a la lectura del artículo y por tomarte la molestia de compartir tu opinión en estas líneas.
      Creo que esta modalidad de enseñanza encierra muchas facetas relevantes como las de interculturalidad, itinerancia, diversidad de edades, acomodación al contexto, creatividad, adaptabilidad…
      Me< interesó mucho escuchar las vivencia de María y, luego, leer los texto que me envió.
      Besos y gracias.
      MÁS

  9. Apreciado Dr Guerra
    Saludos cordiales para Usted y para todos.
    Durante la semana estuve pensando en los estupendos lugares que se viajan con el circo. Aunque también, a veces cuando se cierra el telón, vienen las cuentas que pagar los espacios, que la comida de los animales, que cubrir a las persona , etc.. Es así que tuve una historia cercana, un niño que ingresa a una primaria regular en su primer año, su padre domador de leones, pero para ese tiempo había un desprestigio en torno a los animales del circo. Supongo que para el padre del niño, ya no eran sencillo estar con los números de los animales, y los niños sabían hablar español por la madre, el padre era de otra nacionalidad. En una escuela regular donde la mayor parte de los padres laboran en oficina u otras profesiones de campo, fue dificil adaptarse. El niño hablaba de ese mundo y otros de otro. El padre terminó laborando en otros países donde no estuviera tan desacreditado los números con los leones, además tuvimos la fortuna de conocer a la madre quien brevemente compartía las experiencias de cuidar a las crías. Al final lo sacaron del colegio y no duró el año. Ya no supimos más.
    Feliz día, son estupendos análisis y que emoción e intenso lo que vivió la maestra

    • Querida Lourdes:
      La experiencia que cuentas es muy significativa.
      Es curioso que la diversidad, en este caso, se convierta en un problema cuando podría ser una oportunidad de enriquecimiento.Todos podrían aprender.
      No sé por qué se fue el niño pero, claro, si el ciclo era itinerante…
      Es un problema para los niños del circo ir a las escuelas de los lugares donde se instala, ya que nunca echan raíces.
      Un abrazo.
      Y gracias.
      MAS

  10. Estimado Dr Conicido con Usted. Corría el año de 1993, aún no se incorporaban los cambios en la rutinas de los colegios. Empezaba la transición. Por otro lado, nunca habían vivido separados. La lejanía fue complicada, su formación era extraordinariia, eran una familia sana y maravillosa. Para ese tiempo, la formación tampoco permitía mucha libertad. Opino lo mismo que Usted dice fue una lástima, pero fue extraordinario tener el contacto, recibes tanto de ellos, son dulces, optimistas, creo que eso se les enseña el espectáculo, pero el caso es que decidieron retirarse. Gracias reitero que estupenda experiencia vivió la maestra.

    • Querida Lourdes:
      ¿A quién te refieres cuando dices que «nunca habían vivido separados»?
      ¿Se trata de los padres del niño del circo, del hijo del domador de leones?
      Cuando dices que «recibes tanto de ellos» ¿te refieren aliño del circo?
      Disculpa que no lo haya entendido a la primera.
      Saludos.
      MÁS

  11. Estimado Dr saludos y a todos. Una disculpa por el retraso y otra por la imprecisión. Cuando mencioné, separación me refería a que el padre decidió ir solo a encontrar un circo que incluía a los animales. La esposa mientras tanto, aguardaba, con sus dos hijos por eso se establecieron, si no me equivocó, aproxidametne durante un lapso de dos a tres meses. Tiempo en que al niño le matricularon en escuela regular. Cuando mencioné que recibí tanto del niño, como de la madre, me expresé mal. Me refería a que cada persona, através de sus experiencias amplió mi enfoque, mis experiencias formativas y los ajustes que convienen para el bienestar. Gracias me encantaron análisis y lo que la maestra nos compartió a través de Usted. Gracias nuevamente

    • Querida Lourdes:
      Una cosa es lo que tenemos en la mente mientras escribimos, otra lo que expresamos y otra lo que entiende el lector.
      Para quien escribe está todo muy claro, pero no siempre sucede que el lector capta plenamente edad ql contenido.
      Gracias por las aclaraciones.
      Resulta difícil saber los motivos de las decisiones de los miembros de una familia.
      Es verdad que las perspectivas diferentes nos enriquece.
      Besos y gracias.
      MÁS

  12. Había que aprovechar el gran potencial de esta experiencia y difundirlo. Que alegría que haya sido alguien con tanto nombre en nuestro ámbito. No es fácil hacer hueco a estas realidades educativas ante la generalidad y estandarización de la educación. Desde la formación de maestros/as le sabremos sacar provecho. Gracias María por contarme de viva voz tu vivencia y a Miguel Ángel Santos por trasladarla a este foro público.

  13. Me parece interesante la entrada de este blog. Me gusta leer este tipo de cosas porque demuestran que existen docentes que se dedican con pasión a su trabajo, con el fin de llenar de conocimientos y aprendizajes a todos los niños sin pensar en las situaciones que pueden afectar de manera negativa en ese proceso.
    En este tipo de enseñanza se pone aprueba la verdadera dedicación del profesor, puesto que es una tarea difícil el estar separados de su hogar y su familia.

  14. Me parece interesante la entrada de este blog. Me gusta leer este tipo de cosas porque demuestran que existen docentes que se dedican con pasión a su trabajo, con el fin de llenar de conocimientos y aprendizajes a todos los niños, sin pensar en las situaciones que pueden afectar de manera negativas a este proceso.
    En este tipo de enseñanza se pone a prueba la verdadera dedicación del profesor, puesto que es una tarea difícil el estar separados de su hogar y su familia.

    • Querida Fuensanta:
      Tienes razón.
      Yo había realizado algún estudio sobre las escuelas del circo, pero se trataba de un estudio teórico.
      Aquí hablo de una experiencia que me ha contado la protagonista.
      Por eso me parece especialmente interesante y aleccionadora
      Besos y gracias.
      MÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.