Niños:as1

Misteriosa lógica infantil

9 Jun

El fin de semana pasado he tenido la oportunidad de asistir al IX Encuentro de la Asociación Pedagógica Francisco Tonucci (APFRATO) celebrado, como en sus ediciones anteriores, en la ciudad de Granada. Los niños y las niñas encuentros son protagonistas en esos encuentros. Ellos y ellas presentan a los conferenciantes, entregan los regalos, ayudan en diversas tareas. Sobre ellos y ellas versan las exposiciones. El epicentro de APFRATO son los niños y las niñas. Las presentaciones de este año eran exploraciones ingeniosas que hacían con soltura, manejando los micrófonos con naturalidad sorprendente. Qué maravillosa espontaneidad ante más de seiscientos profesores y profesoras.

Los niños y las niñas tienen su peculiar forma de pensar. Es preciso escucharlos con respeto y atención, saber lo que dicen como fruto de sus mecanismos de interpretación de la realidad y de su peculiar forma de comunicarse entre ellos y con los adultos..

“La forma de pensar de los niños es diferente y misteriosa. Diferente porque diferentes son sus intereses, sus opiniones, sus preocupaciones respecto al mundo de los adultos. Misteriosa porque es difícil de entender. Los niños a menudo dicen una cosa para comunicar otra; o no dicen exactamente lo que piensan, ya que podría acarrearlos problemas con nosotros, los adultos”, dice Francesco Tonucci en su último libro “Los niños y las niñas piensan de otra manera”.

Pondré algunos ejemplos, extraídos de la realidad que muestran de forma clara el ingenio y la peculiaridad de su pensamiento

Camino de Granada, la maestra Fina me cuenta una simpática anécdota protagonizada por su hija menor que por entonces contaba, si mal no recuerdo, con 7 años. La familia se había mudado a una nueva ciudad y, como consecuencia, la niña había cambiado de Colegio. Un grupo de compañeras mostraba una actitud hostil hacia la nueva alumna.

– No queremos que estés aquí.
– ¿Por qué?
– Pues porque no.
Ella se rebela ante esa situación de rechazo, lo que propicia la reacción contundente de una de las niñas que, de forma agresiva y grosera, le dice:
– Mira, niña, vete a la mierda.
Ella, rabiosa, quiere reaccionar con igual contundencia, pero no se le viene nada a la cabeza con lo que poder responder de forma equivalente y, con los nervios a flor de piel, le dice:
– Pues tú te vas a ir…, te vas a ir…, te vas a ir…. al concurso de traslados.

En ese momento le pareció que no había otro sitio peor al que mandarla. Desde luego, mucho peor que mandarla a la mierda. Y menos grosero. ¿Qué es para ella el concurso de traslados? Pues algo de lo que ha oído hablar a su mamá con indudable preocupación. Algo muy negativo.

En su interesante conferencia sobre “Cómo enseñar desde el cerebro del que aprende”, mi querido amigo José Antonio Fernández Bravo contó esta preciosa experiencia, que Tonucci refleja en una simpática viñeta del libro citado anteriormente:

Una maestra le pregunta a una niña el primer día de clase:

– ¿Sabes leer?
La niña, muy segura, contesta:
– Leer no “sabo”.
– ¿Y escribir?
– Escribir, sí, dice con aplomo la niña.
Tanto se extrañó la maestra de que la niña supiera escribir y no leer, que le dijo:
– A ver, escribe algo.
La niña hizo unos garabatos ininteligibles en la hoja que le entrega la profesora.
– ¿Qué pone ahí?, preguntó la maestra llena de curiosidad.
– Si ya le he dicho que no sé leer, contesta la niña con una coherencia mezclada con incredulidad.

La lógica no podía ser más aplastante. Como no sabe leer, no puede decir qué es lo que ha escrito. Pero lo escrito, escrito está.

Los niños y las niñas razonan desde su lógica peculiar. En la casa, en la escuela, en la calle se expresan con espontaneidad e inteligencia.. De forma clara. De forma contundente. Al pan, pan y al vino, vino.

Un niño le dice a su tía, cuando le abre la puerta de la casa, una buena tarde que viene a visitar a la familia:

– Tita, ¿cuándo nos vas a traer la lata que dice mamá que vienes a darnos cuando nos visitas?

Mi amiga Beatriz me cuenta que su hijo Darío, cuando solo tenía 5 años hizo una intervención demoledora durante una cena a la que habían invitado al jefe de la empresa de su marido.

Todo transcurría con fluidez. Encuentro cordial, ambiente relajado, sabrosas viandas, conversación distendida, sonrisas por doquier… De pronto el pequeño Darío se dirige al jefe de su padres y le espeta:

– ¿Así que tú eres el que explotas en el trabajo a mi papá?

¿Cómo salir airoso de la situación? ¿Cómo explicar al jefe que eso no lo había oído nunca el niño en su casa?, ¿cómo hacer creer que se le ha ocurrido así porque sí?

Qué decir de la escuela. Me emocionó ver cómo Francesco Tonucci dedicaba el libro a mi hija por haber utilizado dos historias suyas en el libro: “Gracias, Carla, de parte de Frato”. Una de ellas recoge unas frases de la niña cuando hace unos años íbamos al cole y yo me lamentaba del retraso que había a causa de un accidente: “Papá, no te preocupes por llegar tarde, porque vamos al cole. Lo malo de llegar tarde es que fuéramos a un cumple y me perdería el mago, la tarta y la piñata”.

Hace tiempo que me contaron esta anécdota verídica. Un niño gitano llegó tarde para el comienzo de curso y en dirección le indicaron a qué aula tenía que dirigirse.

– Llama a la puerta y la maestra te dirá lo que tienes que hacer, le dijo el director.

Así lo hizo el niño. Recorrió un largo pasillo y llamó a la puerta del aula que le habían indicado. Abrió la puerta la maestra, a quien explicó que era un nuevo alumno y que el director le había enviado a esa clase.

– Muy bien. Bienvenido, dijo la maestra. Siéntate, allí. Ese va a ser tu sitio.

– ¿Sentarme?, dijo el niño. Si yo no estoy cansado todavía.

Tres pequeñas conclusiones para terminar.

La primera tiene que ver con la actitud de escucha. Tenemos que prestar más atención, tenemos que escuchar con más frecuencia a los niños y a las niñas. A veces, como son niños, seguimos haciendo lo que estamos haciendo aunque nos pidan que les escuchemos. O les indicamos que nos hablen mientras hacemos otra cosa.

– Sigue hablando, le dice el papá al niño con gestos mientras atiende una llamada de teléfono.

La segunda se refiere al hecho de la recopilación de sus genialidades. Muchas se nos pierden en el camino porque el paso del tiempo las borra inexorablemente. Si las escribimos, estaremos salvándolas del olvido.

La tercera es que deberíamos escribir lo que escuchamos. De esa manera otros podrían conocer lo que los niños piensan, lo que los niños y las niñas dicen. Pienso en los numerosos libros de Francesco Tonucci, figura central de los Encuentros de Granada y autor de varios libros sobe el pensamiento de los niños y de las niñas: “Con ojos de niño”, “Con ojos de niña”, “Cuando los niños dicen ¡BASTA!”, “La soledad del niño”, “La ciudad de los niños”… Le recordaba durante una comida al querido y admirado pedagogo y dibujante italiano que, en nuestro país, no hace mucho, el periodista Paco Motos escribió tres libros estupendos con este título: “Frases célebres de niños”. Más que célebres son ingeniosas, pero muy interesantes.

Estoy seguro de que los papás y las mamás y los maestros y maestras de infantil se encuentran excavando en una mina donde los tesoros aparecen sin cesar. Ojalá sepamos descubrirlos, disfrutarlos y compartirlos.

20 thoughts on “Misteriosa lógica infantil

  1. Querido Maestro!
    Hoy trata un tema que me apasiona, me enloquece, dispara toda la ingenuidad que llevo dentro de mi y que no me gustaría que desapareciera nunca, el afecto a los niños!
    Amo a los niños como me amo a mi misma! Me siento identificada con ellos siento complicidad porque hay algo en mi que traspasa el mundo infantil!
    Son mis pequeños amores, mi locura cotidiana, mis sentimientos más sinceros, la magia que hace rodar el mundo!
    Ahora tengo dos nietos en mi vida.
    Una nieta que tiene seis años y que como anécdota, cuando la cogí la primera vez en mis brazos se agarró a mi con tanta fuerza y energía que me traspasó los recovecos del alma y me unió a ella para el resto de mi vida!
    El otro nieto tiene tres años y se ha convertido en un ser que me ha enseñado el camino de la paz, unión y la reconciliación.
    Que grande son los niños!
    Y cuanta sabiduría nos enseñan!
    Por ellos vivo y los tendré en mi corazón hasta que muera!
    Feliz semana para todos!
    Sin más me despido con un cordial saludo.

    • Querida Loly:
      Acabo de llegar de un viaje a Almería, donde he trabajado algunas ideas, preocupaciones, sentimientos yn propuestas con los miembros de CODAPA (Confederación de todas las Federaciones y Asociaciones de Padre y Madres de Andalucía). He comido con dos abuelos que se deshacían en elogios de sus dos nietos (de 6 y 3 años). Llego a casa y me encuentro con tu precioso mensaje en el que nos hablas sobre la pasión que despiertan en ti los niños y las niñas y, más en concreto, tus nietos. Qué maravilla. Imagino que para ellos una abuela como tú será un refugio donde se desvanezcan las penas y se multipliquen las ilusiones.
      Besos y gracias por compartir tanto amor.
      MAS

  2. Maravillosas historias y certeras recomendaciones al final.
    Sería interesante que todos las siguiéramos.
    Aquí mismo podríamos escribir y compartir con los lectores.
    He leído los libros de Motos. Excelentes recopilaciones.
    Recuerdo esta anécdota de uno de los libros.
    Un niño, cuando ve venir a la Virgen llena de velas en su trono, pregunta a su mamá dónde tiene la tarta.

    • Querida Clara:
      Los libros de Paco Motos son un ejemplo de lo quiero decir cuando hablo de escuchar con atención, de recordar, de recopilar y de compartir.
      Estoy aseguro en cada día, en una clase o en la casa, pasan y se dicen cosas increíblemente simpáticas y creativas.
      Qué pena que se nos vayan perdiendo entre las rendijas del tiempo.
      Besos y gracias.
      MAS

  3. Hola Miguel.
    He pasado un buen rato leyendo tu artículo.
    Como sabes, tengo tres de esas criaturitas y hay días que están ‘sembraos’ y te aseguro que darían para escribir un libro.
    Pena que el dia a día y la vorágine en la que estamos inmersos los adultos diluya tanta anécdota y tanta ocurrencia repletas de lógica y sentido común.

    • Querido Rafael:
      No me extraña que con tres tengas una fuente inagotable de ocurrencias. No solo porque cada uno tiene su cabecita siempre en acción sino que las interacciones entre ellos son increíbles.
      Tienes razón: el apresurado paso de los días y las múltiples ocupaciones hacen que unas ocurrencias vayan borrando otras que, en su momento, nos maravillaron.
      De ahí me llamada a la escucha atenta, a la afición recopiladora y a la comunicación de esas joyas de creatividad inagotable.
      Un abrazo y gracias por leer y escribir.
      Un abrazo para esos tres `pequeños genios.
      MAS

  4. Hola , Soy la seño Fina, y me he reido al leer el articulo y también me ha hecho pensar en todo lo vivido durante el Encuentro de Granada.
    Celia que es como se llama la autora de la frase amenazante del Concurso de traslados me “traslada” la siguiente anécdota que ya hacía tiempo no la recordabamos.

    Un día, Celia tenía un examen en el cole , cursaba por entonces segundo de Primaria.
    Una de las preguntas del examen decía: Nombra un animal que se haya extinguido y explica la razón de su extinción.
    Celia preguntó a la seño qué significaba animal extinguido.
    La seño le contestó que es un animal que ha existido y que ahora, en este momento ya no existe.
    Viendo Celia que la mayoria de sus compañeros susurraban por lo bajo que había que poner los dinosaurios, ella pensó en ser un poco más precisa y original y contestó:
    Mi gato.
    Y la razón por la que desapareció fué porque lo envenenaron y desapareció.

    La seño le puso incorrecta en la la respuesta.
    Celia vino a casa muy sorprendida

    • Querida Fina:
      Disculpa si al hacerme eco de tu anécdota no precisé bien todos los detalles (la edad, el cambio…). Quise llamarte, pero se me echó el tiempo encima. Creo que lo fundamental sí quedó. Todo el mundo celebra el ingenio de Celia.
      La anécdota que me cuentas del gato es fantástica.
      Muchas gracias por compartir estas maravillosas experiencias.
      Fue un placer viajar contigo a Granada.
      Besos para ti y para Celia.
      MAS

  5. Preciosas anécdotas. Qué mente la de los niños y las niñas.
    Es una pena que no compartamos más las cosas que oímos a esos pequeños personajes.
    Tanto los padres como los profesores podríamos acumular verdaderos tesoros de ingenio.
    Nos reímos en el momento y se nos olvida al momento.
    Es una pena.

    • Estimada Carolina:
      De acuerdo. Claro que sí.He aquí nuestros errores.
      – No prestamos atención suficiente a lo que dicen y hacen.
      – No sabemos analizar y valorar los ingredientes de ingenio.
      – No escribimos, no anotamos lo que en ese momento determinado nos parece tan ingenioso.
      – No lo compartimos con otras personas.
      Y, claro, nosotros nos lo perdemos.
      Qué decir de un a clase con muchos interactuando.
      Besos y gracias por participar en el blog.
      MAS

  6. Gracias por compartir tantas cosas hermosas. Y por invitarnos a recopilarlas y comparrillas
    Estuve en Granada y disfruté de lo lindo con las conferencias y con los pequeños presentadores.
    Yo sí que voy a estar atenta y voy a anotar esas genialidades infantiles.
    Saludos.

    • Querida María:
      Me alegro de que hayas compartido en Granada el buen rollo y tantas experiencias fantásticas.
      Y ahora agradezco tu lectura del artículo y tu presencia en los comentarios.
      Cuando lees y escribes animas a seguir haciéndolo.
      Muchas gracias.
      MAS

  7. Preocupación:
    No veo a comentaristas asiduos y, como alguna vez he expresado, me preocupa que la ausencia se deba a problemas de salud.
    Juan Carlos Muñoz, Joaquín Álvarez, Antonio, José Antonio, Don Quintiliano, Aureliano, Yuridia, Jesus Marcial…
    Espero que el silencio se deba a decisión personal o a dificultades de tiempo y no a causas ajenas a la voluntad de los comentaristas.
    Un gran abrazo.
    MAS

  8. Preciosas historias. Algunas muy significativas sobre lo que hacemos los docentes en las aulas. Me refiero a la anécdota del niño gitano. Es muy inquietante lo que dice el niño: ¿Sentarme? No estoy cansado todavía.
    El problema aumenta si se le dice que va a estar sentado todo el día, excepto el recreo. En una etapa en la que necesita moverse como respirar. ¿Es lógico tanto sedentarismo?
    Dice MAS en el artículo que hay que prestar atención a los niños y a las niñas. No solo eso. Hay que deducir lo que quieren decir con lo que dicen. Como en este caso que comento.
    Gracias a quien escribe y a quien me lea.

    • Querida Charo:
      Muy de acuerdo.
      Hay que escuchar y hay que colegir.Lo ue significa que hay que interpretar el contenido de sus expresiones. Sus frases, frecuentemente espontáneas, dicen mucho cosas que tenemos que entender.
      Ojalá que aparezcan en estos días que quedan de la semana otros ejemplos de frases ingeniosas de niños y de niñas en clases, escuelas y casas.
      Besos y gracias.
      MAS

  9. Hola, navegando por el loco internet encontré este blog. Darío tiene 6 años y con 2 años y medio le dije: mañana es Nochevieja y hay q descansar para estar fresquitos y cenar con la familia. El bendito me contestó: mamá, las noches viejas no existen, viejas son las abuelas. (Por entonces aún disfrutaba de 3 bisabuel@s). Un abrazo

    • Querida Irene:
      Bienvenida.
      Preciosa anécdota la que compartes con los lectores del blog.
      Besos y gracias.
      MAS

  10. Me ha encantado leer este artículo. Es sugerente y divertido. Las tres sugerencias finales me parecen estupendas. Para seguirlas a rajatabla.
    Es una pena que pasen inadvertidas tantas ideas, expresiones y comportamientos ingeniosos. Y, cuando suceden, que no las recopilemos y las contemos.
    Buenas tardes.

    • Querida Daniela:
      Muchas gracias por leer el artículo, por valorarlo y por escribir este comentario.Q
      Cuántas frases y reacciones originales, chispeantes, ingeniosas tienen los niños y las niñas en las escuelas y en las casas. Los profesores y los padres tienen un tesoro de incalculables dimensiones.
      Yo le estoy escribiendo un diario (aunque no es “diario”) a mi hija Carla desde el día de nacimiento. Se titula DÉJAME QUE TE CUENTE. TOMOS I,II,II, IV.V. VI Y AHORA EL VII. Allí constan todas las frases, ideas y comportamientos originales que ha tenido.
      Menos mal que se me ocurrió a tiempo. Ella, su madre y yo podemos encontrarlo ahí todo
      Besos y gracias.
      MAS

  11. Estimados lectores, estimadas lectoras:
    Esperaba más aportaciones en esta entrada.
    Porque estoy seguro de que todos y todas tenéis experiencias extraordinarias con vuestros hijos/as y con vuestros alumnos/as.
    Pero, bueno, otra vez será. Aunque siempre es momento de añadir comentarios aunque pase la semana.
    Saludos desde Pucón ( Chile).
    MAS
    PD: Hay que ver cómo han cambiado los tiempos. Hace años tenia que ir personalmente al periódico con el diskette para que tuvieran el artículo. Ahora se puede hacer en un segundo desde cualquier Hotel del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + nueve =