Un café con… Virginia Muñoz

18 Ene
Virginia Muñoz, actriz.

Virginia Muñoz, actriz.

Es nueva vecina de La Cala del Moral, viene a la entrevista en bici y bebe té con limón. A Virginia podemos verla ahora en el Teatro Alameda con la obra “En Ocasiones Veo a Umberto”.

– ¿Es nueva la bici? Eres muy moderna, ¿no?
– Eso me estoy dando cuenta yo ahora que todo el mundo va en bici… Qué va. La bici tiene 10 años. Es tan vieja que mi padre le ha tenido que cambiar todos los radios uno por uno.
– Dime, ¿por qué te hiciste actriz?
– Por casualidad… Porque yo quería ser una profesora de literatura… Quise hacer algún curso de teatro y alguien me dijo que salían las plazas de Arte Dramático y yo me dije: “pero… no, no quiero ser tan actriz, solo es un tallercillo…”, pero fui y me entrevisté con un profesor de la escuela y me enamoré de todo lo que me contó…
– Así que no eres la típica actriz que de pequeña hacían todos los papeles de la función del cole…
– No, yo quería ser profe de instituto e ir al instituto con una furgoneta roja. Ese era mi sueño.
– ¿Por qué una furgoneta roja?
– Porque me gustan mucho las furgonetas y porque quería ser una profe guay…
– O sea que eres una profe frustrada…
– No, tampoco, porque para hacer dramático me ha servido y además ya di clases particulares y me quitaron un poco el mono…
– Una vez me dijiste que los periodistas somos actores de primer curso…
– Claro, sí, porque en realidad al periodista le hace falta lo mismo que al actor pero se queda en un primer plano porque no lo necesita. En tu caso, en la radio sólo con tu voz tienes que conseguir lo mismo que yo con todo. Quizás no sea de primer curso pero lo parece. (Reímos).
– ¿Es verdad que una vez estuviste a punto de trabajar con Andreu Buenafuente?
– Trabajé un tiempo con El Terrat, así que le conocía de los pasillos, e hice una prueba con Andreu Buenafuente, y fue uno de los casting más divertidos que he hecho.
– Con El Terrat hiciste Palomitas…
– Sí, eran parodias de pelis… Pretty Woman, Grease…
– ¿Cuál es tu mejor trabajo? Sé que es una pregunta de periodista reguleras…
– Siempre respondo igual: el último. Siempre intento que el último tenga un poco de todo lo anterior.

(Escribo en Facebook: Un café con… Virginia Muñoz Jabato. Próximamente en Así Es. Nueva serie de entrevistas. Es luz y alegría y una sonrisa amplia y es mi amiga y ahora vecina y una superheroina, como Catwoman, y bebe té con un poco de limón…)

 
– Hablando del último, “En ocasiones veo a Umberto”, qué tal la experiencia…
– Superbien, está funcionan muy bien en todos los sentidos con el grupo, la preparación y con el resultado. La gente se va feliz del teatro y eso es guay.
– Claro, sí, pero actúas con amigos y con tu pareja… Es un regalo…
– En realidad, es un regalo pero ya tocaba, y tocaba en muchos sentidos, porque le tocaba a Álvaro también…, y te alegras mucho de que le pase a tu pareja y además formas parte…, y yo me he enamorado de este personaje.
– La última vez que entrevisté a Álvaro Carrero (Carrero para los amigos) me dijo que le había puesto especial atención a los papeles femeninos…
– Lo que nos dicen muchas mujeres al terminar es: “empezáis vosotras”. Siempre la comedia se asocia al hombre. Es un prejuicio y esta obra rompe con este prejuicio.
– Ahora que también haces monólogos, ¿por qué hay tan pocas mujeres en comedia?
– Como ya no tengo que ser políticamente correcta, y lo digo con conocimiento de causa, te diré que no se dan la mismas oportunidades a las mujeres cómicas porque no funciona igual, porque el público nos exige más.
– Y ahora eres vecina, ¿por qué has elegido La Cala?
– Porque se vive muy bien. Nos encontramos con esta casita y yo, cada día, me digo “pero esto qué es”. Estoy flipando con La Cala. La luz, la gente, todo…es muy gustoso.
– No será que Love is in the air, Lalala…
– Jajaja… Mira, ayer cogí la bici para ir a El Palo y me dije pero este camino “qué es…” Estoy descubriendo una zona que me está dejando muerta.
– Has actuado aquí con Caramala ¿Tú ya has tenido vinculación con Rincón de la Victoria?
– Mira, de muy chica yo cogía el petate y me iba a cualquier parte, y mi mejor amiga veraneaba aquí y yo me pasaba largas temporadas. Recuerdo la feria, las primeras salidas con niños, la discoteca de Rinconsol…, ya sabes.
– De cara a 2017…
– En febrero, estrenamos “Juez de Línea” en el Echegaray que dirijo con Álvaro Carrero, y que interpreta Miguel Guardiola, lo último de “Caramala” y un documental muy especial.
– Oye, para terminar: a los actores os encanta hablar de vosotros mismo…, viviendo con un actor cómo lleváis esto…, os estáis todo el rato peleando por hablar…
– No, en realidad no, porque hablamos mucho y nos entendemos mucho. Siempre estamos ideando.

 

La suerte de estar rodeado de amigos con talento

5 Ene
El director de cine, Ignacio Nacho, dándolo todo.

El director de cine, Ignacio Nacho, dándolo todo.

Christian Jongeneel nada en las aguas frías que circunvalan la Isla de Manhattan , en Nueva York. Una vez estuve en Manhattan y les aseguro que es mucho más grande de lo que puedan imaginar. Christian nada y piensa en su último viaje a la India. Eso le motiva en la soledad del nadador. Christian quiere dar dos vueltas completas a la isla. Una isla es un ser humano que duerme. Un navegador le geolocaliza, manda la señal a través de complejas redes y un punto intermitente aparece y desaparece en la pantalla de mi móvil. Son las 3.45 de la madrugada en España. Unas horas después, Christian saldría del agua, aterido, agotado, indefenso, y después saldría en todos los informativos del país. Acababa de conseguir una hazaña solo apta para muy pocos.

Estar rodeado de talento es uno de los mejores tesoros que tengo. Tener amigos que nadan, corren, escriben, fotografían, hablan, hacen reír, cumplen sus sueños, viven, eso es: VIVEN (en mayúsculas) como si todo fuese a explotar, eso una de las mejores cosas que me pueden pasar en este presente continuo de indicativo. El talento, de esto se da cuenta uno más tarde que pronto, es una cuestión de tiempo, trabajo y gran voluntad.

Mi amigo Álvaro Carrero estrena en el Teatro Alameda su última obra  “En ocasiones veo a Umberto”. Se trata de una comedia fresca, blanca, universal, a lo Jardiel Poncela, que atrapa desde el principio y que, sobre todo, te hace reír. Carrero es un tipo listo, con ingenio. El año pasado ganó la Biznaga de Plata del Festival de Cine de Málaga por su corto “Abrefácil”. Carrero juega a los coches, con su hijo, en el salón de su casa e imagina la invasión de Polonia.

Rubén Ruzafa es un héroe de la Grecia Clásica y uno de los más grandes guerreros de la Ilíada de Homero. Rubén habla bajo, es humilde y educado. Rubén acaba de ganar el Mundial ITU de Triatlón Cross celebrado en Australia. Lo hizo con una holgura sobresaliente. Rubén venía de ser segundo en el otro mundial, en el XTerra de Hawái. Allí no pudo con el mexicano Mauricio Méndez. Sin embargo, volvió a demostrarnos que en el deporte, como en la vida, todo es caerse y levantarse. Con otra victoria en el Mundial ITU se convertirá en el mejor de todos los tiempos. Ruzafa es mármol y leyenda.

Sí, tengo suerte de estar rodeado de gente con talento. Mi amigo Ignacio Nacho termina de cincelar su última peli. Una peli es un trozo de sueño que, alguien, por alguna extraña razón, nos deja ver por una rendija. Nacho ha rodado con Rossy de Palma, Pepón Nieto, Hugo Silva, Natalia Roig, Paco Tous, Salva Reina, Mara Guil… Me enseña el tráiler y apuesto que será otra loca maravilla de Nacho pero más accesible. Nacho dice que le gusta andar, probablemente, porque sea la única forma que tiene de constatar que avanza.

Otro ejemplo: acabar el año en el escenario de La Cochera Cabaret, hilvanando geniales monólogos de seres que hacen reír a carcajadas y hacerlo por los niños más desfavorecidos de Rwanda, acabar el año así, digo, es una suerte, un honor, un placer que he tenido la semana pasada… Compartir escenario con actores a los que admiro tanto como Salva Reina “Chuky”, Jon Plazaola, Virginia Muñoz, Quique Parodi, Javi Oliva, el mismo Carrero, hace que me sienta el hombre más rico del mundo. Observo desde bambalinas su trabajo y sonrío como un niño pequeño en su primera visita al circo.

Bosco Vida triunfa en Italia, pincha en las discotecas y le paran en el aeropuerto. Bosco duerme en el Hotel Hilton de Milán y sueña. Cuando viene a Málaga me cuenta: “todo lo que  estoy viviendo es como un sueño, como si me hubiera levantado dormido y hubieran pasado cosas que no recuerdo bien”, y termina la frase, con gesto agotado, añadiendo “es extraño”.

Empiezo el año rodeado de amigos con talento y brindo por ello. Muchos de mis amigos con talento, que no cito en este post por falta de espacio y tiempo, hacen pequeñas  gestas diarias, en casa con sus hijos o sus padres, en el trabajo, con asociaciones, a través de las redes, desde sus tribunas, en los tableros, algunos de ellos me están leyendo, justo ahora (y lo sabéis, bribones)… El talento está dentro de cada uno de nosotros. Cada uno tiene el suyo. Utiliza el tuyo: el bosque estaría muy silencioso si sólo cantasen los pájaros que mejor cantan. Feliz  año a todos.